Unas 3.000 personas se han manifestado hoy en Roma contra el racismo y en recuerdo del afroamericano George Floyd, que murió asfixiado por un policía en Mineápolis (Estados Unidos).


La concentración se ha celebrado en la romana Piazza del Popolo y había sido convocada por movimientos como el de las «sardinas» italianas, que nació de forma espontánea en protesta contra las políticas ultraderechistas, pero también por otras asociaciones y organizaciones estadounidenses a favor de los derechos humanos y contra el racismo.

Al final de la manifestación los asistentes se arrodillaron, levantaron los puños y se mantuvieron en esa posición durante 8 minutos y 46 minutos, exactamente el mismo tiempo que Floyd permaneció con la rodilla de un agente de Minneapolis en su cuello, hasta que falleció.

Los participantes gritaron en inglés las últimas palabras pronunciadas por Floyd, «No puedo respirar», y terminados los casi 9 minutos se levantaron y dijeron frases como «George está aquí, no al racismo» o «Todos somos antifascistas», entre aplausos.

A la plaza de la capital italiana acudieron muchas familias con niños y todos los manifestantes llevaron la mascarilla para evitar contagios derivados de la pandemia del coronavirus.

Entre los carteles se podían leer frases en inglés como «Sin justicia no hay paz», «No puedo respirar», «No al racismo» o el lema que ha dado la vuelta al mundo «Black lives matter» («Las vidas negras importan»).

George Floyd falleció el 25 de mayo después de agonizar durante nueve minutos mientras un agente blanco presionaba su rodilla contra su cuello, una escena grabada en vídeo y que ha desatado indignación en todo Estados Unidos. EFE

Compartí: