Se registraron nuevas manifestaciones a favor y en contra del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en varias ciudades del país, en un aparente clima de tranquilidad, pero en medio de disputas políticas y con la pandemia del coronavirus en escalada.


En la capital Brasilia, este domingo centenares de personas contrarias al jefe de Estado se concentraron frente a la Biblioteca Nacional y de allí se desplazaron hasta la Esplanada dos Ministerios, sede administrativa del Ejecutivo.

La manifestación, que reunió unas 3.000 personas, ha sido la mayor de grupos opositores al Gobierno realizada en la capital brasileña en los últimos días cuando Brasil se acerca a las 36.000 muertes por el coronavirus, el tercer país del mundo con más fallecimientos.

La protesta fue convocada por movimientos antifascistas y en defensa de la democracia, a los que se unieron manifestantes contra el racismo, en una cruzada internacional desatada por la muerte en Estados Unidos de George Floyd a manos de policías blancos de Minneapolis.

“Nos han preocupado los movimientos mundiales especialmente sobre el racismo, que se ha extendido sobre todo el mundo”, dijo a la agencia EFE Geromilson Santos, de la Comisión de Derechos Humanos de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB) y participante en la protesta. “Mi preocupación como joven abogado negro es hacer frente a esos excesos fascistas que han afectado a nuestra población”, completó.

Para Daniel Sarampo, miembro de la hinchada organizada del club paulista Corinthians en Brasilia, el movimiento que surgió hace una semana pretende “retomar las calles” para “eliminar la extrema derecha y agregar más personas”.

Fuente: Infobae

Compartí: