Descargar el Audio

El senador Hugo Richer manifestó que la crítica en la elección del presidente del Congreso hay que hacer a la oposición por su “ineptitud” y por la falta de claridad estratégica. Dijo que para mirar el 2023 hay que hacer acuerdos políticos, es decir administrar el Congreso hasta las elecciones. Pero más que una cuestión electoral hay dos factores que exigían a la oposición presidir el Poder Legislativo: “La tremenda corrupción de este Gobierno (…) y el tema de la renegociación del tratado de Itaipú”.


Con la elección del senador Oscar Salomón como presidente del Congreso, “yo creo que el presidente va a estar muy tranquilo. Son ocho Colorados de Añetete, más la bancada de Lilian Samaniego votaron todo por Salomón y Salomón es de la fila de Añetete, más allá de la desavenencia que existen entre ellos”, indicó.

“Y realmente donde nosotros tenemos que mirar críticamente es a la oposición porque si la oposición no preside el Congreso sencillamente es por la ineptitud y por la falta de Claridad estratégica de la oposición en el Senado. La oposición es mayoría en la Cámara de Senadores”, señaló.

“La oposición sí hay mayoría, totalmente, pero la oposición sigue enredada en una serie de crisis interna que producen una miopía política porque yo por lo menos lo que le manifesté algunos colegas, es que hay que mirar el 2023 y para mirar el 2023 habría que hacer acuerdos, por lo menos entre los integrantes de la Alianza Ganar del 2018, hay que hacer un acuerdo de la mesa directiva del Congreso 2020-2021, 2021-2022 y 2022-2023, o sea administrar el Congreso hasta el año de las elecciones”, dijo el senador de Patria Querida.

Sin embargo, el legislador manifestó “no solamente por una cuestión electoral, hay dos grandes factores que yo creo que exigían que la oposición administre el Congreso: uno es la tremenda corrupción de este Gobierno en este momento, el Congreso desde la oposición debe ser implacable en la denuncia sobre la corrupción y la impunidad porque todo esto que está ocurriendo es escandaloso (y) vergonzoso (…) Por otro lado nosotros tenemos una carta fundamental que es el tema Itaipú, el tema de la renegociación del tratado de Itaipú y ahí también hay que ser firmes, claros, contundentes, contralores, liberando un debate, pero no hay caso por lo menos otra vez ahora, no se logró la unidad”

Compartí: