Con el fin del confinamiento por la pandemia, las residencias y colegios mayores españoles preparan sus instalaciones para garantizar la seguridad de los cientos de estudiantes, tanto nacionales como extranjeros, que cada año acuden a ciudades como Madrid o Barcelona para formarse.


El año pasado, España recibió a 130.000 estudiantes extranjeros, que se alojaron en residencias, colegios mayores y pisos particulares.

Debido a la emergencia sanitaria por la COVID-19, que hasta el momento ha infectado a 241.717 personas y ha costado la vida a 27.136, sus propietarios estudian la implementación de medidas necesarias para que la vuelta al curso en septiembre se haga con todas las garantías de seguridad.

“La única cosa que tenemos que vigilar son las áreas comunes”, señaló a Efe Cássio Roberto de Almeida, director del Colegio Mayor Casa do Brasil, en Madrid, quien detalló que, actualmente, las medidas para el curso que viene “ya se están aplicando”.

El centro, que tiene capacidad para entre 120 y 130 personas, recibe anualmente a estudiantes procedentes de Brasil, República Dominicana, Palestina, China y Japón, principalmente.

“Reduciremos el aforo del comedor, donde se junta más gente, poniendo también gel hidroalcohólico y marcas en el suelo para mantener las distancias de seguridad”, detalla.

Además, el aforo también se verá reducido en áreas de entretenimiento, como las salas de televisión, el gimnasio o las bibliotecas.

MEDIDAS PERSONALIZADAS PARA CADA COLEGIO

“La suerte que tenemos es que las habitaciones son individuales y tienen baño interno, con lo que no hay que hacer grandes modificaciones”, explica Almeida.

Sin embargo, otros colegios mayores o residencias tienen habitaciones y baños compartidos.

“En el caso de que en las habitaciones dobles no haya más de dos metros entre camas, entendemos que no se deben utilizar”, señala a Efe Gabriel Beltrán, director del Colegio Mayor Alcalá y también presidente de la Asociación de Colegios Mayores de Madrid.

Beltrán detalla que, desde la Asociación, “se ha realizado una guía” con el objetivo de que “cuando empiece la actividad, se pueda vivir con la mayor seguridad posible”.

Esta guía, con una serie de pautas generales, se adaptará a la realidad habitacional de cada Colegio Mayor.EFE

Compartí: