En el marco de las acciones de protección de las reservas naturales de Itaipu, un grupo de guardias forestales encontró este lunes equipos que eran utilizados, aparentemente, para la caza furtiva en un punto estratégico situado entre las reservas Pikyry e Itabo. El caso ya es investigado por las autoridades competentes.


Entre las evidencias encontradas figuran 36 trampas tipo iraquí, dos rifles calibre 22 (cada unidad con sus respectivas municiones), armas blancas varias (puñales), entre otros equipos, informó la Entidad Binacional.

Según datos facilitados por la División de Embalse de Itaipu, en la tarde del lunes, 8 de junio, un grupo de guardabosques se encontraba realizando un patrullaje de rutina, cuando divisó a dos personas en plena cacería, en la poligonal envolvente de la represa.


Foto: Itaipu

Ante la presencia de los guardias, los sospechosos se introdujeron a una zona boscosa para darse a la fuga. Sin embargo, el equipo logró alzarse con todas las evidencias encontradas en el lugar.

El hecho fue comunicado a la Dirección Jurídica de la Entidad, para posteriormente ser realizada la denuncia correspondiente en la comisaría jurisdiccional. Todos los elementos encontrados fueron puestos a disposición de las autoridades competentes.

De esta manera, la Itaipu Binacional, a través de la Superintendencia de Gestión Ambiental, dependiente de la Dirección de Coordinación, en conjunto con la Dirección Jurídica, trabaja en la protección de sus reservas para la preservación de la biodiversidad autóctona de la región. IP

Compartí: