El aumento de la humedad en el medio ambiente afecta principalmente pacientes alérgicos a los ácaros del polvo doméstico y hongos. En nuestro país, al tener un clima subtropical húmedo y caluroso, existe una mayor población con alergia a los ácaros y en menor medida al epitelio de animales o pólenes.


Cuando existe humedad se propicia al crecimiento y desarrollo de los ácaros y hongos. En el caso de los ácaros estos absorben a través de la piel la humedad del ambiente, por ello en estado de clima seco, pueden permanecer deshidratados esperando el momento adecuado para volver a absorber la humedad y así empezar a reproducirse.

La Dra. Perla Alcaraz, Alergista de la Segunda Cátedra de Clínica Médica del Hospital de Clínicas, explicó que los ácaros se alimentan de las células descamadas de nuestra piel, acotando que con estos niveles de humedad se hidratan  y son “un banquete” para estos microscópicos insectos que habitan en nuestras casas, siendo que al alimentarse incrementan los desechos en forma de heces, las cuales forman principalmente fuente de alérgenos para los ácaros.

Con la humedad también se eleva la proliferación de hongos en el ambiente, las esporas de estos se activan y se reproducen aceleradamente”, destacó la alergista.

Ante el incremento de concentraciones de alérgenos del polvo doméstico y hongos en el hogar, las personas sensibilizadas pueden expresar síntomas al ser expuestos a estos cambios a través de los estornudos, congestión nasal, prurito o picazón en los ojos y nariz (rinitis), tos, opresión en el pecho, falta aire, chillido, entre otros.

La especialista recomienda que los pacientes alérgicos no suspendan la medicación indicada por el médico, así como en caso de que los síntomas mencionados aumenten, acudan hasta un profesional de manera a evitar complicaciones.

Recomendaciones para las personas alérgicas

-Mantener ventilados los hogares, dejando entrar un poco de luz solar. (En lo posible mantener el nivel de humedad por debajo del 30% en el interior de las casas)

-Evitar la presencia de alfombras, cortinas, peluches, acumulación de objetos y desorden en el hogar de pacientes alérgicos. Limpieza del hogar con aspiradores con filtro de alta eficacia.

-Usar en lo posible colchones, almohadas y cobertores anti ácaros

-Reparar las pérdidas del sistema de abastecimiento de agua domiciliaria (Esto evita el aumento de humedad)

-Para los hongos, moho o la humedad, se recomienda limpieza con lejía o lavandina, que debe ser realizada en lo posible por personas no alérgicas, ya que la inhalación de estos productos puede también exacerbar las enfermedades alérgicas ya que son irritantes de la vía aérea

Finalmente la Dra. Alcaraz acotó en la importancia de insistir en las medidas de control ambiental para evitar o disminuir la concentración de los alérgenos del interior, como ácaros del polvo doméstico y hongos que aumentan con la humedad del medio ambiente.

Compartí: