Decenas de personas se manifestaron este sábado en Atlanta (Georgia, EE.UU.) y pidieron la renuncia de la jefa de Policía de la ciudad tras confirmarse que un joven negro, Rayshard Brooks, murió este viernes por disparos de un agente policial blanco en esa localidad del sureste del país.


Brooks, de 27 años, falleció a tiros la noche del viernes en el aparcamiento de un restaurante de comida rápida de la cadena Wendy’s en Atlanta, después de resistirse a ser detenido y pelearse con dos agentes blancos, informó este sábado en un comunicado el Buró de Investigación de Georgia (GBI, en inglés).

La policía acudió al lugar hacia las 22:33 del viernes (02:33 GMT del sábado) tras recibir una «queja de que un hombre estaba dormido en un vehículo aparcado delante de la ventanilla (de recogida de alimentos), lo que provocaba que otros clientes tuvieran que manejar alrededor del auto» para pedir la comida, indica la nota.

Los agentes hicieron una prueba de alcoholemia a Brooks y, tras confirmar que estaba ebrio, intentaron detenerle, pero el joven «se resistió y comenzó un forcejeo» entre los tres, indica la nota.

«El agente de policía sacó una pistola de descarga eléctrica, y los testigos dicen que, durante el forcejeo, el hombre (Brooks) agarró esa pistola eléctrica y se hizo con ella», señala la nota.

Un vídeo difundido en las redes sociales, que el GBI está revisando, muestra el forcejeo entre los agentes y puede verse cómo el hombre consigue zafarse de ellos y sale corriendo, perseguido por uno de los policías.

El vídeo no muestra el momento en el que Brooks recibe los tiros, solo un instante en el que el joven afroamericano aparece en el suelo, pero el GBI confirmó que el policía le «disparó» con un arma de fuego y que el herido fue «transportado a un hospital local, donde murió tras la cirugía».

Vic Reynolds, el director del GBI, dijo en una rueda de prensa este sábado que las cámaras de seguridad del restaurante captaron cómo Brooks, tras huir de los agentes, se dio la vuelta y apuntó al agente con la pistola de descarga eléctrica.

«En ese momento el agente de Atlanta agarró su arma, la disparó y dio al señor Brooks en el aparcamiento, y éste cayó al suelo», explicó Reynolds.

El director del GBI prometió que su agencia publicará este sábado el vídeo de las cámaras de seguridad y que trabajará para «ampliar» y mejorar la definición de sus fotogramas dentro de su investigación, y pidió al público que «no se apresure a la hora de llegar a conclusiones» sobre lo ocurrido.

El incidente llega después de dos semanas de protestas para denunciar la violencia policial contra los afroamericanos, un movimiento espoleado por el homicidio de George Floyd el pasado 25 de mayo en Mineápolis (Minesota).

En esa ola de indignación ha influido además el caso de otro joven afroamericano desarmado que murió en Georgia, Ahmaud Arbery, de 25, abatido a tiros por dos hombres blancos en febrero en la localidad costera de Brunswick en un incidente grabado en vídeo y que generó conmoción por el retraso en detener a los implicados.

Decenas de personas se manifestaron este sábado en el aparcamiento donde se produjo el incidente y la división en Georgia de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (NAACP) exigió la dimisión de la jefa de Policía de Atlanta, Erika Shields, porque su agencia «necesita una reforma enorme». EFE

Compartí: