Las autoridades alemanas presentaron este martes una aplicación móvil que permitirá a los usuarios rastrear los contactos con casos confirmados de coronavirus y obtener recomendaciones en base al riesgo, de forma completamente anónima y de uso voluntario.


La aplicación notifica a los usuarios si durante 15 minutos o más han estado a menos de tres metros de alguien que más tarde, en los 14 días posteriores al contacto, dé positivo en un test de COVID-19; para ello utiliza Bluetooth en lugar de tecnologías de geolocalización.

En base a estos factores, «Corona-Warn» (algo así como «Alerta Corona») calcula a través de un algoritmo el riesgo de infección del usuario y aconseja qué medidas de protección emprender. Por ejemplo, aislarse en casa y solicitar un test de COVID-19.

Sin embargo, según tranquiliza la app al usuario que la descarga, su puntuación en la escala de riesgo no es visible para nadie más y no quedan guardados ni el lugar ni la hora donde se produjeron los encuentros en cuestión.
IDENTIDAD SECRETA

Según han asegurado por activa y por pasiva las autoridades alemanas, la identidad del usuario permanece secreta en todo momento, ya que la «Corona-Warn» no guarda ni ubicaciones, ni datos personales de ningún tipo y todas las informaciones se almacenan en el móvil y no de modo centralizado.

Además, no solo la descarga es voluntaria: para que un usuario quede registrado como positivo por COVID-19, es necesario que informe de ello motu proprio, escaneando un código QR que figura en el resultado del test o con un código TAN que se le facilita para ello.

«No es una panacea, no es una carta blanca, pero es un instrumento importante para el control de la pandemia», aseguró el ministro de Sanidad, Jens Spahn, advirtiendo que la aplicación no sustituye una conducta «razonable y responsable», como el mantenimiento de la distancia de seguridad o el uso de mascarilla.

Spahn compareció en Berlín para lanzar la aplicación, que en la madrugada del martes, con varias semanas de retraso sobre el calendario previsto, fue puesta finalmente a disposición de los usuarios, que la pueden descargar tanto de Google Play como de App Store.

El ministro, acompañado entre otros de representantes de Telekom y SAP, las empresas que desarrollaron la aplicación, justificó el retraso del proyecto, en que se han invertido 20 millones de euros mas costes operativos, con la necesidad de cumplir elevados estándares de protección de datos.

Esta última constituye una inquietud de tremenda relevancia para los alemanes; según un sondeo difundido a principios de mes, solo un 42 % de los encuestados estarían dispuestos a instalar la aplicación, y de quienes se oponen casi la mitad lo hacen por cuestiones de privacidad.

Aun así, de acuerdo con datos facilitados por el fabricante de software SAP, antes del mediodía del martes las descargas para Android ya superaban la cifra de 100.000.

VENTAJAS DE LA APLICACIÓN

De acuerdo con Spahn, una ventaja cualitativa «determinante» de la App con respecto al rastreo analógico que realizan los Departamentos de Sanidad de distrito en base a entrevistas con contagiados es que permite alertar del riesgo de infección a los contactos anónimos.

«Con el levantamiento de las restricciones va a haber más y más contactos, ya sea en una manifestación, en el tren, en el autobús», apuntó Spahn, explicando que con los procedimientos tradicionales nunca sería posible identificar y advertir al vecino de asiento en el transporte público.

Aparte del progresivo aumento de la movilidad urbana, el ministro también destacó la importancia de usar la app en el contexto de la reactivación del turismo en las vacaciones de verano.

Aunque lamentó que por el momento la aplicación no está «coordinada a nivel europeo», Spahn señaló que «hay países a los que van muchos alemanes de vacaciones», recordando que también sería de utilidad tras la vuelta a casa para prevenir la expansión de contagios en el exterior.EFE

Compartí: