La capital china, Beijing, enfrenta esta semana 72 horas decisivas para determinar el alcance del nuevo brote de coronavirus detectado en un mercado de carnes, que amenaza con iniciar una segunda ola en el país de origen de la enfermedad.


Foto ilustración.

El gobierno de la capital anunció la prohibición de salir de la ciudad a taxis y otros vehículos que ofrecen servicios de conducción, informó la Comisión Municipal de Transporte de la capital china. Quienes violen esta norma afrontarán “castigos severos” de las autoridades, añadió el organismo.

Casi 30 barrios una treintena de barrios próximos a los mercados cerrados fueron puestos en cuarentena por 14 días, tras ser designadas como de riesgo medio, confinando así a miles de vecinos. Las autoridades sanitarias indicaron que los complejos residenciales sellados y las personas en cuarentena recibirían alimentos y medicinas.

Además, Beijing prohibió a las personas de alto riesgo salir de la ciudad y suspendió algunos servicios de transporte para detener la propagación del nuevo brote a otras ciudades y provincias del país.

Wu Zunyou, epidemiólogo jefe del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, declaró este lunes, con un tono positivo, que el brote ha sido detectado en una etapa relativamente temprana, pero advirtió que el recuento de casos entre el martes y jueves será crucial para determinar el progreso de la pandemia.

“Las medidas en Beijing son oportunas y efectivas. Los infectados podrían mostrar síntomas en los próximos dos días. Si el número de casos reportados no aumenta mucho, se puede decir que la epidemia se ha estabilizado básicamente a tal escala”, afirmó en entrevista con la emisora estatal CCTV.

Fuente: Infobae

Compartí: