El número de nuevos casos de coronavirus detectados en Rusia durante las últimas 24 horas se redujo a 7.843, con lo que se alcanzó la cifra más baja desde el pasado 1 de mayo, según informaron las autoridades sanitarias.


De los casos diagnosticados, 2.494 (un 31,8 %) son asintomáticos.

En total, Rusia acumula 553.301 casos diagnosticados, de los cuales fallecieron 7.487 pacientes y 304.342 fueron dados de alta (10.036 en las últimas 24 horas).

El país se encuentra en el tercer lugar a nivel mundial por el número de casos de COVID-19, superado únicamente por Estados Unidos y Brasil.

Mientras, la cantidad de nuevos casos detectados durante las últimas 24 horas en Moscú, principal foco de la COVID-19 en Rusia, se redujo a 1.065, la cifra más baja desde el 11 de abril pasado.

El número máximo de infecciones diarias se detectó en la capital rusa el 7 de mayo, cuando se diagnosticaron 6.703 casos.

Durante la última jornada en Moscú fallecieron 48 personas, mientras las autoridades daban un paso más encaminado a levantar las restricciones impuestas para contener la pandemia con la apertura de las terrazas de cafeterías y restaurantes, museos y el zoológico.

Moscú acomete una desescalada que muchos expertos consideran precipitada y vinculan a la parada del 24 de junio en la Plaza Roja (que conmemora la victoria sobre la Alemania nazi) y la votación, el 1 de junio, de las enmiendas constitucionales que permitirían al presidente Vladímir Putin seguir en el Kremlin hasta 2024.

Con todo, el alcalde de Moscú, Serguéi Sobiánin, pese a suavizar las restricciones pidió a los moscovitas evitar asistir a celebraciones masivas el 24 de junio para no poner en riesgo su salud.

Sobianin también recomendó mantener por ahora el teletrabajo, donde sea posible, para evitar amontonamientos en oficinas y empresas. EFE

Compartí: