Desde el Programa Nacional de Control de Zoonosis y Centro Antirrábico Nacional (PNCZ y CAN) dependiente de la Dirección General de Vigilancia de la Salud, infrmaron a la ciudadanía que ya se están realizando los testeos para el control de la leishmaniosis visceral canina, en el marco de la Campaña: “La salud de tu mascota es la salud de tu familia”. La actividad que se desarrollará en Asunción y el departamento Central, y extenderá hasta el mes de julio.


La Campaña busca mantener la vigilancia y el control de la leishmaniosis visceral con detección precoz.

Los testeos para el diagnóstico de la leishmaniasis se desarrollarán a través del método RK39 y se brindará de manera gratuita en:

Centro Antirrábico Nacional (CAN), de Lunes a Viernes, de 07:00 a 19:00 y Clínicas Veterinarias adheridas a la Campaña de Asunción y Central.

Todas las muestras serán procesadas por el Centro Antirrábico; los resultados de laboratorio podrán ser retirados por los dueños de las mascotas desde la clínica veterinaria donde se realizó el testeo.

Si el resultado es positivo, la OMS recomienda el sacrificio humanitario. En caso que se opte por el tratamiento se aconseja un diagnóstico temprano orientado por el veterinario de confianza. La decisión final quedará a cargo del propietario.

¿Qué es la leishmaniasis?

La leishmaniasis es una enfermedad parasitaria, grave que puede afectar a cualquier perro y puede ser mortal. La mascota lo contrae por medio de la picadura de un mosquito hembra del género flebótomos, que si está infectado transmite el parásito. La leishmaniosis no tiene cura en los animales, pero la atención temprana puede mantener los síntomas bajo control.

El perro con leishmaniasis puede manifestar: pérdida de peso, falta de apetito, pelo seco, heridas en la piel, pérdida de pelo, diarrea, vómitos, crecimiento exagerado de las uñas, rotura de la piel de las almohadillas. En caso de detectar estos síntomas, acuda hasta el Centro Antirrábico Nacional para realizar a su mascota la prueba de leishmaniosis o contáctese al (021) 577-200.

Los caninos son los principales reservorios de la enfermedad, por lo cual, si un flebótomo, también conocido como “karachá” pica a un perro infectado con leishmaniosis y luego pica a una persona, la misma podría contraer esta patología.

¿Cómo afecta al ser humano?

La leishmaniasis ataca principalmente a los niños pequeños y a personas con bajas defensas. La persona afectada puede presentar fiebre prolongada, decaimiento, adelgazamiento e hinchazón del abdomen, ante ello se recomienda acudir inmediatamente al servicio de salud más cercano para un diagnóstico y tratamiento oportuno, de manera gratuita.

Otros signos y síntomas secundarios incluyen trastornos respiratorios o gastrointestinales, como vómitos y diarrea. En los casos graves se detecta desnutrición y edema de miembros inferiores, que puede progresar a anasarca. También puede verificarse hemorragias (gingival, epistaxis), petequias, ictericia y ascitis. En estos pacientes, la muerte es determinada generalmente por infección bacteriana o sangrado.

Si no se instaura un tratamiento adecuado en forma oportuna, puede evolucionar hacia la muerte en más del 90% de los casos.

Medidas preventivas para evitar contraer la leishmaniasis visceral:

-Limpiar periódicamente los gallineros, chiqueros y malezas.

-Eliminar la materia orgánica que se encuentre alrededor de la vivienda.

-Podar eventualmente los árboles de la zona.

-Mantener apartados los abrigos con pieles de animales.

-Usar repelentes, mosquiteros y telas metálicas en puertas y ventanas.

-Mantener a los canes protegidos con repelentes y resguardarlos dentro del domicilio, en lo posible, en el amanecer y el atardecer.

 Fuente: Ministerio de Salud.

Compartí: