Con un fenómeno tan grande como el nuevo coronavirus, para el cual los seres humanos no tienen inmunidad natural, ni vacuna, y que se contagia tan intensamente que ha causado una pandemia, la ciencia debió comenzar prácticamente desde cero para poder esclarecer el panorama.


A seis meses de iniciado el brote de SARS-CoV-2 que produce la enfermedad COVID-19, cada vez hay más información sobre el nuevo virus que puso en jaque el sistema sanitario mundial. Todavía faltan conocer muchos aspectos, sobre todo cuáles son los mejores tratamientos para evitar su estadío grave, e inclusive el desarrollo de una vacuna eficaz para prevenirlo.

En este contexto, un estudio, cuyo objetivo era investigar los anticuerpos contra el COVID-19, reveló que permanecen estables en la sangre de la mayoría de las personas infectadas casi dos meses después del diagnóstico de la enfermedad. Sin embargo, también sembró una duda: los anticuerpos no eran detectables en todas las personas expuestas al virus, lo que plantea un debate sobre cómo se deberían interpretar las pruebas virales de anticuerpos.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Londres St George’s y el hospital universitario St George’s, analizó los tests de anticuerpos de 177 individuos diagnosticados con infección por coronavirus. Los resultados obtenidos demostraron que, en las personas infectadas con una respuesta de anticuerpos, los niveles se mantuvieron estables durante dos meses. El trabajo también demostró que aquellos pacientes que tuvieron infecciones más graves y con mayor respuesta inflamatoria tenían más probabilidades de desarrollar anticuerpos.

Según los autores de la investigación esto puede deberse a que las respuestas de anticuerpos funciona en paralelo con la respuesta inflamatoria a una enfermedad grave, o que una mayor carga viral podría conducir a una mayor estimulación de las vías inflamatorias y de desarrollo de anticuerpos.

“Cuando la persona ya formó anticuerpos no contagia. Es decir, un paciente que transitó la enfermedad va a elaborar anticuerpos contra el virus que sirven como si fueran defensas. En el modelo teórico no se volvería a infectar sino que estaría inmunizado y no correría riesgo”, adelantó Gabriela Piovano, médica infectológa del Hospital Muñiz.

Fuente: Infobae

Compartí: