La capacidad visual de Leonardo da Vinci para captar movimiento era increíblemente inusual hasta el punto que fue capaz de observar las características del vuelo de la libélula cientos de años antes de que las cámaras de alta velocidad ayudaran a hacerlo, según un estudio dado a conocer este jueves.


El autor del estudio, David Thaler, profesor de Genética, Microbiología y Biotecnología de la Universidad de Basilea (Suiza) e investigador de la Universidad Rockefeller (EE.UU.), explicó a Efe que esa capacidad visual de Da Vinci podría explicar finalmente la enigmática sonrisa de “La Mona Lisa”, una de las pinturas más conocidas del artista.

“Hay muchas teorías sobre la enigmática sonrisa de La Mona Lisa. Y creo que en parte es porque fue capaz de captar a alguien que está empezando a sonreír en vez de una sonrisa completa. Es muy difícil recordar el momento en que alguien está en el proceso de sonreír”, explicó Thaler.

El profesor estadounidense puso el ejemplo de cuando alguien trata de recordar la cara de un ser querido: Es fácil reconstruir en la mente el rostro de esa persona sonriendo, pero es casi imposible reconstruir el momento en que empieza la sonrisa.

«Creo que eso es lo que Leonardo era capaz de hacer», reflexionó.

Fuente: Infobae

Compartí: