Descargar el Audio

Este 22 de junio se recuerda el juicio político al entonces presidente Fernando Lugo, ante esto asumió Federico Franco que en ese entonces era el vicepresidente. Franco recordó el momento y dijo que solo había dos posibles decisión y si él decía que no a la toma del poder sería recordado como un “cobarde”. Dijo que asumió con dos condiciones: ni un muerto más y entregar el mandato sin más trámites el 15 de agosto.


Este 22 de junio se recuerda una sesión extraordinaria en el Congreso, desarrollada el 22 de junio del 2012, donde resultó culpable Fernando Lugo y su consecuente separación de la presidencia.

Al entonces presidente, Fernando Lugo se le atribuía la masacre de Curuguaty, por lo que fue apartado del cargo mediante el juicio político.

En ese periodo, el segundo al mando era Federico Franco que con la destitución de Lugo asumió la Presidencia.

En comunicación con la 1020 AM recordó el día y dijo que solo había dos posibles decisiones: decir sí o no. Efectivamente el mismo dijo que sí, caso contrario sería recordado como el “cobarde, py’aju, timorato, el que le faltó coraje, decisión y valentía para asumir el cargo”, señaló.

“Decidí asumir la Presidencia con dos condiciones: la primera condición que no haya un solo muerto más y la segunda condición que yo me auto imponía no ser candidato y entregar el mandato sin más trámites el 15 de agosto del 2013”, refirió.

Al ser consultado por qué no hubo una armonía en la gestión con el expresidente, dijo que es Fernando Lugo quien debe explicar. Recordó que durante la campaña andaban como “novios”, sin embargo una vez asumido el poder no formó parte del equipo de Lugo ni en la toma de decisiones.

“El motivo seguramente él sería la persona que podía decir. Se dijo siempre que yo conspiraba, que tenía una famosa grabación, nunca apareció la grabación, nunca pareció absolutamente nada”, manifestó. Añadió que desea que el expresidente pueda explicar y sostuvo que él siempre le tuvo respeto.

Compartí: