El 35 % de las familias que viven en favelas de Brasil perdió toda su renta como consecuencia de las medidas de distanciamiento social impuestas para frenar el avance del nuevo coronavirus, según un sondeo divulgado este miércoles.


De acuerdo con una encuesta en barriadas pobres de todo Brasil realizada por el Instituto Locomotiva en asociación con la Central Única das Favelas (Cufa), mientras que un 35 % dijo haber perdido todos sus ingresos frente a la que recibía antes de la pandemia, un 45 % dijo haber visto su renta reducida a menos de la mitad.

Ello significa que el 80 % de las familias que viven en favelas o perdió toda su renta o está sobreviviendo con menos de la mitad de lo que obtenía antes de que los gobiernos regionales y municipales de Brasil impusieran cuarentenas parciales.

El estudio consultó entre el 16 y el 22 de junio a 3.321 habitantes de 239 favelas de Brasil y, según el Instituto Locomotiva, tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.

El presidente del Instituto Locomotiva, Renato Meirelles, explicó en una conferencia virtual que la fuerte caída de la renta obedeció principalmente a que la gran mayoría de los 13,6 millones de brasileños que viven en favelas trabaja en la informalidad, por cuenta propia o en trabajos precarios, o a que está desempleado.

Mientras que el 31 % de los brasileños en general cuenta con un empleo formal, ese porcentaje cae al 17 % entre los habitantes de la favela. De la misma forma, mientras que el desempleo afecta al 9 % de los brasileños, ese porcentaje salta al 20 % entre quienes viven en las barriadas pobres.

Según el sondeo, el 29 % de los responsables por las familias de las favelas dice que no consigue pasar ni un día en casa sin ir a trabajar o a rebuscarse el sustento por falta de recursos para adquirir alimentos.

El 66 % asegura que puede permanecer en casa sin trabajar hasta máximo una semana y el 31 % considera que aguanta entre una semana y un mes.

La urgencia de salir de casa para buscar el sustento obedece a que el 84 % de los más pobres en Brasil no tiene ningún dinero ahorrado.

Al menos 9 de cada 10 habitantes de favelas afirmó que recibió algún tipo de ayuda para sobrevivir durante la pandemia, principalmente donaciones de alimentos.

El 68 % solicitó el subsidio mensual de 600 reales (unos 120 dólares) que el Gobierno brasileño está distribuyendo para ayudar a 60 millones de desempleados e informales del país a paliar los efectos de la pandemia.

Pero entre los que solicitaron la ayuda económica oficial, tan sólo un 59 % la obtuvo y al 41 % le fue negada.

Ante tales circunstancias un 76 % de los habitantes de las favelas afirma que le faltó dinero para adquirir los alimentos al menos un día durante la pandemia.

Según Meirelles, pese a que la pandemia afecta a los brasileños en general, los que más sufren las consecuencias son los más pobres y los que viven en las favelas debido a sus precarias condiciones de vida.

Ello debido a que el 48 % vive en viviendas con 4 personas o más, en las que el promedio de personas por dormitorio es de 2,6, ya que la gran mayoría de estas residencias (59 %) tan sólo tiene o una o dos habitaciones.

«Si alguien se contagia de coronavirus, difícilmente podrá dejar aislado a alguna personas del grupo de riesgo en su propia residencia», afirmó Meirelles.

Además, las familias de las favelas tienen en promedio 2,7 hijos y, con el cierre de las escuelas, un 87 % asegura que sus gastos aumentaron con los hijos en casa y un 81 % se queja de dificultades para rebuscarse el sustento por tener que atender los menores.

De acuerdo con el sondeo, tan sólo un 41 % de los habitantes de las favelas está obedeciendo las medidas sanitarias para prevenir el coronavirus, un 39 % afirma que intenta obedecerlas pero no siempre lo consigue y un 12 % que no consigue seguirlas.

El 72 % alega que no consigue obedecer las orientaciones preventivas debido a que necesita salir de casa para trabajar y obtener alguna renta. EFE

Compartí: