El secretario general de la ONU, António Guterres, dio este jueves la señal de alarma ante el riesgo que plantea la tensión entre Estados Unidos y China y entre Estados Unidos y Rusia, asegurando que las relaciones entre las potencias nunca habían sido tan "disfuncionales".


«Tenemos dos grandes potencias nucleares, Estados Unidos y la Federación Rusa, y tenemos las dos mayores economías del mundo, Estados Unidos y China. Y si hay relaciones que son muy disfuncionales hoy, son exactamente esas relaciones», lamentó Guterres en una conferencia de prensa virtual.

El jefe de Naciones Unidas subrayó que las consecuencias de esa tensión se están haciendo muy obvias en un momento en el que “tenemos que movilizar a todo el mundo para derrotar a la COVID-19, para derrotar al cambio climático, para avanzar en el ciberespacio y para garantizar que la proliferación nuclear no represente un nuevo riesgo”.

Guterres, como ya había advertido el pasado año antes los líderes mundiales, expresó su miedo a que la fractura entre Estados Unidos y China termine por crear un mundo con dos esferas, con economías separadas, con internets distintas, con diferentes estrategias de inteligencia artificial y con posturas militares y geoestratégicas divergentes.

Ante esa situación, defendió que la mejor vía es actualizar los mecanismos de gobierno global basados en la ONU, pero reconoció que es muy complicado sin la participación activa de las potencias.

En ese sentido, confió en que los líderes de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EE.UU., China, Rusia, Francia y el Reino Unido) puedan celebrar una cumbre para tratar de romper el bloqueo que se vive en el seno de ese órgano antes de las reuniones de la Asamblea General de la ONU en septiembre, que en esta ocasión serán virtuales por la pandemia.

La idea de esa cumbre a cinco, planteada este año por el presidente ruso, Vladímir Putin, aún no se ha concretado ni tiene fecha prevista.

En el año en que Naciones Unidas celebra su 75 aniversario, Guterres defendió que hace falta «reimaginar la forma en que las naciones cooperan», con un «multilateralismo inclusivo» que también incluya a las organizaciones de la sociedad civil, a los negocios, a las ciudades y que dé más protagonismo a los jóvenes.

«En el siglo XXI, los Gobiernos ya no son la única realidad política y de poder», advirtió. EFE

Compartí: