El agente fiscal Fabián Centurión en Juicio oral y público sostuvo la acusación contra L. C. G. D., argumentando que se logró probar la participación del acusado en los hechos investigados, en carácter de autor. El hombre fue denunciado por sus dos sobrinas de haberlas manoseado en sus partes íntimas en varias ocasiones, por lo que el Tribunal lo condenó a 5 años de cárcel.


Foto: ilustrativa.
Una de las sobrinas, hoy de 17 años, declaró ante la Fiscalía que su tío en una ocasión, la llevó en su vehículo hasta su trabajo, ubicado en el barrio Villa Morra de Asunción, oportunidad en que la manoseó e intentó besarla a la fuerza. Agregó la joven que logró esquivarse y que el hombre le pidió que no le contara a nadie lo ocurrido.
La otra víctima declaró que había sufrido varias situaciones similares con su tío, hechos que le hicieron mucho daño que ya que es su propio familiar y es el responsable de las agresiones. Dijo que el hombre la había manoseado en reiteradas oportunidades, siendo una de ellas durante la fiesta de 15 años de su hermana.
La Fiscalía presentó como anticipo jurisdiccional de prueba la cámara Gessel realizada a la menor en el Poder Judicial, varias evaluaciones y pericias realizadas, además de los informes psicológicos de las víctimas. Centurión fundó su acusación señalando que se probó la participación del hombre en los hechos denunciados y que ese tipo de tocamientos representan un abuso sexual en menores, que es uno de los tipos de maltrato contra las mujeres con repercusiones en sus víctimas.
Luego de analizar las pruebas presentadas por el Ministerio Público, el tribunal presidido por el juez Arnaldo Fleitas, e integrado por las juezas Elsa García y Olga Ruiz, resolvieron declarar culpable al hombre y condenarlo a 5 años de cárcel.
Compartí: