Descargar el Audio

El doctor Ricardo Brassell, director de la II Región Sanitaria comentó que una mujer de 63 años sufrió una fractura de cadera, la misma iba a ser sometida a una intervención quirúrgica, por ende, se procedió a realizarse el test de COVID el cual arrojó positivo.


A raíz de la confirmación del caso positivo se investigó el árbol epidemiológico de la mujer quien reside en la comunidad indígena de Yrybucuá, donde tomaron la muestra a diez personas de las cuales ocho resultaron positivos al coronavirus.

«Tuvimos un caso positivo de una paciente de 63 años que fue captada en el hospital de Limpio porque nuestra paciente sufrió una fractura de cadera y estuvo internada en el hospital del trauma y volvió a su comunidad y cuando estaba por entrar en cirugía se le hizo la prueba del COVID por protocolo y ahí se le detectó», señaló.

«Ante esto, se activó el protocolo y se hizo la búsqueda activa de los contactos en la comunidad de Yrybucuá en una comunidad indígena y se le había tomado la prueba a diez contactos, de los cuales ocho salieron positivo», manifestó.

Compartí: