El Gobierno regional de Cataluña anunció este viernes medidas restrictivas a la movilidad en Barcelona y su área metropolitana, la zona más poblada de la región, para evitar la expansión del coronavirus después del aumento de casos en los últimos días.


Las restricciones también se extenderán a la ciudad de Lleida y su comarca y a otras zonas de la región, igual que ya ocurrió esta semana con L’Hospitalet de Llobregat, la segunda ciudad más poblada de Cataluña y colindante con Barcelona.

Estas medidas pretenden frenar los contagios, después de que el Ejecutivo regional reconociera hoy que existe transmisión comunitaria, más difícil de controlar que cuando se trata de brotes aislados.

La previsión, según el Gobierno catalán, es que las restricciones se mantengan durante quince días.

Se prohíben las reuniones de más de diez personas, se reduce el aforo de bares y restaurantes al 50 % y el cierre de locales de ocio nocturno, y se recomienda a la población no salir de casa salvo por estricta necesidad y que no se trasladen a sus segundas residencias.

La consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, que dio a conocer las medidas, apeló al «deber cívico» de los catalanes para que respeten las restricciones y recomendaciones para frenar la expansión del coronavirus, porque se trata de la «última oportunidad» antes de tomar «medidas más drásticas», ya que «la pandemia continúa y avanza sin freno».

Según los datos oficiales, Cataluña registró durante las últimas 24 horas 1.293 nuevos positivos de COVID-19, de los que 884 -el 68,5 %- corresponden al Área Metropolitana de Barcelona, la zona más poblada de la región y que fue duramente afectada durante la etapa más álgida de la pandemia. EFE

Compartí: