Descargar el Audio

El sacerdote español Francisco de Paula Oliva refirió que Paraguay no debe de perder lo que le corresponde en relación a las hidroeléctricas Itaipú y Yacyretá, sin embargo, aseguró que “el otro problema es que si no lo perdemos y nos quedamos con la parte de electricidad podemos vender internacionalmente, Dios mio, como nos van a robar los políticos paraguayos”.


Oliva sobre las hidroeléctricas:

“Siento que Paraguay no encuentre todavía su manera y que pueda acabar siendo una provincia Argentina o un Estado brasileño. Para mi hay puntos de partidas: uno estabilizar la pandemia y generar otro país, luego viene Yacyretá e Itaipú, el gran problema es doble, conseguir de Brasil y Argentina lo que nos pertenece, no lo podemos perder, el otro problema es que si no lo perdemos y nos quedamos con la parte de electricidad podemos vender internacionalmente, Dios mio, como nos van a robar los políticos paraguayos. Si se hace Aña Cuá, más todavía, lo que van a robar, Dios mio”.

«El celibato se tiene que quitar totalmente»

Aseguró que el celibato se originó en circunstancias históricas que ya no existen actualmente, por ende considera propicio de que el celibato deba de dejar de aplicarse.

“El celibato tuvo su origen en una circunstancia concreta e histórica. El celibato se tiene que quitar totalmente, ya ha pasado el celibato. La circunstancia que lo crearon ya no existe ahora. Hay cardenales que se dan cuenta que el celibato es una fuente de poder en sus manos y eso esta mal, se tiene que quitar totalmente. El hombre no es el centro del mundo, es la persona humana”, indicó.

¿Mujeres podrían ser sacerdotes?:

Refirió que las mujeres deberían poder ser sacerdotisas ya que a lo largo de la historia ejercieron labores propios de la profesión. El padre indicó que «no solo debiera de ocurrir, sino que a lo largo de la vida de la iglesia ha habido mujeres que eran sacerdotes prácticamente, tenían poderes de consagrar y de perdonar”.

Trabajos en Argentina y relación con el papa Francisco:

«Yo estaba continuamente pidiendo a Bergoglio que me ayude a conseguir una casa. Él me llamó un día para decirme que quería vender su casa en pleno Buenos Aires, yo no tenía un céntimo. Todo el trabajo mio en Buenos Aires lo pagaron los evangélicos, los luteranos y los del Consejo Mundial, ellos son los que me sostuvieron y los que me pagaron los gastos».

Sobre Curuguaty:

El religioso fue una de las voces que denunciaron la condenas de cárcel a los once campesinos acusados por la matanza de Curuguaty, en el norte de Paraguay, en la que murieron 17 personas en 2012.

«Se consiguió anular la condena a los campesinos, ellos sufrieron mucho. Costo mucho trabajo, fueron 5 años, ahora están libres pero necesitan tierra. Esto me demuestra que cuando la gente se une se pueden lograr muchas cosas. Esto me demuestra que cuando la gente se une se pueden lograr muchas cosas».

¿Quién es Pa’i Oliva?

Maestro de periodistas, abanderado de las causas sociales y expulsado por la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), son algunos de los capítulos de la trayectoria en Paraguay del sacerdote español Francisco de Paula Oliva.

Oliva, llegó a Paraguay en 1964, para trabajar como profesor, pero fue expulsado del país cinco años después por su proximidad a los grupos opositores.

Tras una labor en otros países, regresó a Paraguay en 1996, para vivir en el Bañado Sur, una de las zonas más pobres de Asunción expuesta a las inundaciones y crecidas del río Paraguay.

 

Compartí: