Descargar el Audio

Aníbal Vera, vocero de la comunidad indígena Santa Isabel, denunció que varios de los integrantes de dicho lugar empiezan a tener síntomas como reacción a la vacuna antiparasitaria de uso veterinario que les fue aplicado como supuesta medida de prevención contra el coronavirus. Mencionó que los mismos padecen de malestar estomacal y dolores de cabeza que les impide conciliar el sueño.


Vera señaló que en total son nueve los indígenas que se aplicaron la vacuna obligadamente, ya que si se oponían corrían el riesgo de ser despedidos de su trabajo. Los mismos son funcionarios de la estancia el Misionero SRL, exportadora de banana, popiedad de Aldo Fanego.

Mencionó que dos de ellos se negaron a que se les aplicara la vacuna y que los mismos aparentemente ya fueron desvinculados de su trabajo en dicho establecimiento.

Señaló que este lunes el médico del puesto de Salud de la zona irá hasta la comunidad para inspeccionar a los afectados a fin de que les de el informe del estado de los mismos y realizar posteriormente la denuncia correspondiente en la Comisaría.

Indicó además que la persona que aplicó las vacunas a los indígenas no es autorizada ni funcionaria del Ministerio de Salud.

 

Compartí: