Las autoridades de Bangladesh informaron este lunes de que un hospital privado de Dacca estuvo proporcionando certificados falsos de pruebas de COVID-19, un anuncio que llega en medio de una creciente desconfianza en el país después del cierre este mes de otras dos clínicas que también realizaban test falsos.


Un equipo de la unidad de elite de la Policía, el Batallón de Acción Rápida (RAB), allanó anoche el hospital universitario Shahabuddin Medical en el área de Gulshan, en Dacca, tras descubrir que emitía informes falsos de pruebas de COVID-19, y arrestaron a dos personas involucradas en el caso.

«Cometieron varias irregularidades. Comenzaron las pruebas de coronavirus en abril antes de obtener el permiso del Gobierno. Lo hicieron usando kits chinos, que no fueron aprobados ni por la Organización Mundial de la Salud ni el gobierno», dijo a Efe el magistrado del RAB que llevó a cabo el operativo, Sarwoer Alam.

Aunque tiempo después el centro médico obtuvo la autorización para tomar las muestras y hacer los análisis a través de las instituciones de salud públicas, solo hicieron algunas pruebas, y entregaron informes falsos de muchas otras que no fueron analizadas.

Además «practicaron pruebas de anticuerpos pese a que el gobierno no ha autorizado a nadie para esos análisis», dijo el jefe policial.

El hospital que venía cometiendo una serie de irregularidades como mantener a un paciente negativo junto a pacientes positivos para COVID-19, y que usaba además equipo quirúrgico caducado, dio por ejemplo «un informe positivo de coronavirus a una paciente rusa que dio negativo en otro hospital al día siguiente», detalló.

Este es el segundo hospital involucrado en la falsificación de pruebas de COVID-19 después de que las autoridades clausurarán el 7 y 8 de julio dos clínicas del Hospital Regent.

Las clínicas habían realizado 4.264 muestras debidamente analizadas y 6.000 informes falsos, para luego el centro decidir al azar los infectados por coronavirus.

El presidente del Grupo Regent, Mohammad Shahed, fue arrestado el pasado miércoles cuando intentaba huir por tierra a la vecina India.

A finales de junio, las autoridades bangladesíes también habían revocado a JKG Health Care el permiso para la recolección de muestras, tras la detención de seis empleados de la ONG, incluido su director ejecutivo, con decenas de certificados falsos.

JKG había instalado 44 cabinas en seis puntos de Dacca y la ciudad vecina de Narayanganj para la recolección gratuita de muestras, que debían ser enviadas luego a los laboratorios designados por el Gobierno.

Hasta la fecha, Bangladesh ha detectado más de 200.000 casos positivos de coronavirus, con 2.618 muertes.

La nación asiática impuso el pasado 26 de marzo un estricto confinamiento para evitar la propagación del virus, aunque las restricciones fueron levantadas el pasado 31 de mayo con objeto de reactivar la economía, salvo en las zonas más afectadas. EFE

Compartí: