Descargar el Audio

Miembros de una comunidad indígena y funcionarios de la estancia el Misionero SRL denunciaron que desde la entidad supuestamente los obligaron a vacunarse contra el coronavirus con un antiparasitario de uso veterinario. Al respecto, el propietario del Establecimiento Agrícola, Aldo Fanego negó que hayan obligado a los indígenas a aplicarse los mismos y aseguró que los trabajadores "se hicieron la liga para aplicarse la vacuna".


“Desmentimos totalmente esta versión de que se les obligó a aplicarse un antiparasitario. Sí tenemos el conocimiento de que los trabajadores en su conjunto hicieron la liga de aplicarse este fármaco que empíricamente se utiliza en la zona para varias enfermedades, leyeron según información internacional que se utiliza como tratamiento y prevención para el coronavirus”, señaló.

Refirió que a nueve miembros de la comunidad indígena con casos positivos enviaron a una cuarentena preventiva por recomendaciones de Salud y tras una disposición administrativa de la empresa.  «No salió de nosotros la iniciativa de que se apliquen esto. La versión que se maneja es que ya está probado el uso en humanos por la OMS, eso manejamos».

«Estamos tratando de averiguar qué pasó con los que están encuarentenados, estamos atentos al estado de salud de nuestros trabajadores . La empresa no fue responsable de esta aplicación de los medicamentos. Esta empresa tiene 50 empleados y 9 son indígenas. Nosotros entendemos que fue un frenesí, hicieron la liga y se pusieron de acuerdo», manifestó.

«Lo que se dio es una aparición de numerosos casos de una comunidad indígena que esta pegada al establecimiento, nos informa el delegado de la parte del Ministerio de Salud de la zona que hicieron 10 testeos en la comunidad indígena y 8 salieron positivo. O sea un 80 % de los testeos salieron positivo en esa comunidad y eso disparó una suerte de temor en la comunidad y en todos los trabajadores. Entonces la empresa administrativamente tomó la decisión y siguiendo las recomendaciones de salud de suspender por 15 días a 9 de los trabajadores que residen en esa comunidad indígena, incluso antes de que vayan a la cuarentena se les facilitó dinero en efectivo para que puedan sostenerse en estos días que no van a estar trabajando una vez concluido la cuarentena estos trabajadores vuelven al trabajo», agregó.

Aníbal Vera, vocero de la comunidad indígena Santa Isabel, denunció que en total son nueve los indígenas que se aplicaron la vacuna obligadamente, ya que si se oponían corrían el riesgo de ser despedidos de su trabajo.

Compartí: