Los extranjeros que ingresen a Uruguay por cualquiera de sus fronteras deberán llevar consigo un visado que compruebe que se hicieron un test de COVID-19 para poder circular en el país, anunció este martes el presidente, Luis Lacalle Pou.


Asimismo, el mandatario uruguayo dijo que hasta este domingo el Gobierno va a continuar haciendo el hisopado en las fronteras, por lo que considera «un tiempo prudencial» para que los extranjeros se adapten.

«Después se les va a requerir un visado que tienen que tener en su trayectoria en nuestro país. Aquella persona extranjera que no tenga el visado que explicite que tiene un hisopado no va a poder circular en nuestro país», enfatizó en la conferencia de prensa en Torre Ejecutiva.

Las declaraciones de Lacalle Pou surgen en medio de un rebrote de casos positivos en el país suramericano, fundamentalmente en Montevideo, lo que despertó las alarmas de las autoridades.

Pese a ello, igualmente las cifras parecen estar controladas ya que hay 1.096 casos positivos (134 cursando la enfermedad) y 33 fallecidos.

Con respecto a este nuevo brote, que se dio fundamentalmente en centros de salud -incluyendo tanto trabajadores médicos y no médicos como pacientes- Lacalle Pou dijo que «genera preocupación» principalmente porque sucedió en la capital del país.

Sin embargo, descartó nuevamente que Uruguay vaya a alcanzar en algún momento la cuarentena obligatoria como ocurre en otros países de la región.

Ante el aumento de casos en centros de salud, el presidente anunció que todas las personas que vayan a ser internadas por cualquier enfermedad o intervención tanto en Montevideo como en Canelones (sur) deberán someterse a un hisopado.

«Esto se está tratando de prevenir, reaccionar y controlar. A medida que la economía se abrió van a haber brotes, el tema es mediante la prevención, el uso de tapabocas, distanciamiento físico es fundamental para este tema», explicó.

También recordó que el país ya ha vuelto a varias actividades laborales, de recreación y de educación y que se prevé que en los próximos días queden aprobados los protocolos para el retorno de la actividad teatral.

«Tomamos como política que no se puede abrir todo al mismo tiempo pero queremos insistir en algo que es fundamental, si podemos estar a la altura de esta reapertura y tener actividad cotidiana es gracias a la sociedad entre Gobierno y los uruguayos», enfatizó.

A su vez, subrayó que no está permitido hacer fiestas -ya que en estos últimos días la Intendencia de Montevideo detectó muchas celebraciones clandestinas- y dijo que van a ser «muy contundentes y firmes» en controlarlo porque «atenta con todas las medidas sanitarias que se han recomendado»

«Que nadie cante victoria porque estamos lejos de terminar este partido», concluyó. EFE

Compartí: