La deforestación se redujo sustancialmente en Sudamérica en el periodo 2010-2020 en comparación con la década anterior, a pesar de que la tala ilegal ha continuado en particular para aumentar el suelo dedicado a la agricultura intensiva, según un organismo especializado de la ONU.


«La tasa de pérdida neta de bosques ha bajado de forma importante en Sudamérica a casi la mitad entre 2010 y 2020, comparado con 2000-2010», concluye una evaluación global de recursos forestales presentada hoy por el Fondo de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En el último decenio evaluado, Sudamérica perdió 2,6 millones de hectáreas de bosques anuales.

Por regiones, la situación más grave correspondió a África, donde cada año se deforestaron 3,9 millones de hectáreas. En ese continente cada década ha sido peor que la anterior desde 1990.

En términos positivos puede valorarse la situación en Asia, donde se registró la mayor recuperación de bosques en los últimos díez años.

El planeta tiene un área total de 4.060 millones de hectáreas de bosques, lo que representa el 31 % de la superficie terrestre y más de la mitad (54 %) de las cuales se concentra en tan solo cinco países: Rusia (20 %), Brasil (12 %), Canadá (9 %), Estados Unidos ( 8 %) y China (5 %).

Desde 1990, se han perdido 178 millones de hectáreas, lo que equivale al tamaño de Libia, uno de los países más grandes de África, pero al mismo tiempo ha habido una reducción en el daño sufrido por esos espacios naturales.

En algunos casos los países han puesto freno a su destrucción, mientras que en otros hubo reforestación y una expansión natural de los bosques.

Al presentar estos datos, el coordinador de la evaluación y experto de la FAO, Anssi Pekkarinen, dijo que estos avances positivos no deben llevar a creer que los bosques están salvados y que hay que dejar de preocuparse por ellos.

«Tenemos que seguir atentos y preocupados por los bosques. Si la reducción de la deforestación continúa al mismo ritmo que en los veinte últimos años, eso significará que tomará otros veinte años detener esta práctica», explicó.

Con el objetivo de proteger esas áreas existen las zonas protegidas, una categoría que cubre 726 millones de hectáreas de bosques en todo el mundo.

De todas las regiones, Sudamérica tiene la mayor proporción de áreas protegidas: 31 % del total de sus bosques.

Sin embargo, los planes de gestión de largo plazo de los bosques no siguen la misma dinámica en Sudamérica, donde tan solo el 17 % de bosques cuentan con uno.

En Europa, la gran mayoría de bosques están manejados en función de planes de ese tipo y un 25 % en África. EFE

Compartí: