Argentina superó este viernes los 150.000 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2, con la provincia de Buenos Aires como epicentro de la pandemia al concentrar más de la mitad de los positivos confirmados en el país suramericano.


A homeless man crosses Corrientes Avenue in Buenos Aires' downtown, on April 8, 2020 during the "preventative and compulsory" lockdown of the population due to the pandemic of the new coronavirus, COVID-19. - More than 1.46 million cases have been officially recorded and at least 86,289 have died in 192 countries since the virus emerged in China in December, according to an AFP tally at 1900 GMT Wednesday based on official sources. (Photo by Juan MABROMATA / AFP)
El Ministerio de Salud informó esta noche que detectó 5.493 casos nuevos de coronavirus y que se produjeron 105 fallecimientos en las últimas 24 horas, que llevaron a 2.807 las muertes por COVID-19.

La provincia de Buenos Aires, la más rica y poblada del país, volvió a ser hoy el distrito con más casos nuevos, 3.790, y acumula 88.709 positivos, el 57,7 % del total, mientras que la capital argentina registró 1.157 positivos y suma 51.977 (33,8 %).

La norteña provincia de Jujuy sumó este viernes 155 nuevos casos, mientras que el Chaco (noreste) contabilizó 63 y tanto Córdoba (centro) como Mendoza (oeste), 56 cada una.

Poco más de la mitad de todas las personas con COVID-19 en Argentina, el 51,4 %, se contagió por la circulación comunitaria del virus en diversos centros urbanos, mientras que un 30,3 % lo hizo por contacto estrecho con casos confirmados, un 0,7 % corresponde a casos importados y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

En tanto, de las 105 muertes por el patógeno que se produjeron en las últimas 24 hora, 80 se produjeron en la provincia de Buenos Aires, 19 en la ciudad de Buenos Aires, tres en el Chaco, una en Mendoza y otra en Río Negro (sur).

PREOCUPACIÓN EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, llamó a la población a redoblar los cuidados para frenar los contagios, pese a que esta semana se flexibilizaron varias restricciones de la cuarentena que rige en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) -la capital y las populosas localidades que la rodean- hasta el 2 de agosto.

«Estamos en lo peor de la pandemia, no acá, en el mundo», advirtió Kicillof durante la inauguración de un hospital en la localidad de Moreno, en las afueras de Buenos Aires.

El gobernador oficialista subrayó que «el que venda que pasó el coronavirus les miente, ni en la Argentina ni en ningún lugar del mundo» y señaló que varios países que habían salido del aislamiento tuvieron que reimplantar medidas de confinamiento.

Kicillof lanzó esta semana un programa que otorga subsidios de 500 pesos por día (unos 6,6 dólares) a los enfermos leves que acepten aislarse en albergues oficiales, como medida para cortar las cadenas de contagio principalmente en el cordón urbano que rodea a la capital, conocido como el Gran Buenos Aires, donde residen más de diez millones de personas.

«Para cuidarse, hay que guardarse y el Estado acompaña ese proceso con muchísimas medidas. En lo peor de la pandemia seguimos trabajando, inaugurando centros de salud, incorporando insumos de protección, camas y respiradores, porque siempre estamos del lado de los trabajadores y del pueblo», subrayó el gobernador provincial. EFE

Compartí: