La agente fiscal Vanesa Candia presentó imputación contra un guardia de seguridad que supuestamente habría abusado sexualmente durante varios años de su hija menor de edad. El sospechado se encuentra privado de su libertad y recluido en una dependencia de la Dirección de Policía de Alto Paraná, bajo el cargo de Abuso Sexual en Niños.


Foto ilustrativa.

Según la investigación, los abusos presuntamente se repitieron desde el 2017 en el interior de la vivienda familiar, mientras la madre de la pequeña dormía, y también en el lugar de trabajo, donde el hombre acostumbraba llevar a la niña los fines de semana.

El sospechado presumiblemente obligaba a la víctima, que actualmente tiene 10 años, a presenciar películas y series animadas pornográficas, tanto en su teléfono celular como en la computadora de su puesto laboral. Luego, la obligaba supuestamente a realizar los mismos actos que veían en las imágenes, conforme señala el escrito de imputación.

Tras descubrirse el hecho y el inicio de la pesquisa por parte del Ministerio Público, la menor fue atendida por una profesional sicóloga. La pequeña declaró en forma concisa y detallada los presuntos abusos sufridos de parte de su padre, añade el escrito fiscal.

Basándose en estos elementos de sospechas, la representación pública inició la investigación formal en contra el hombre, de 38 años. Del mismo modo, la fiscal Vanesa Candia solicitó al Juzgado Penal de Garantías que convierta en prisión la detención preventiva del encausado, quien se expone a varios años de encierro.

Fuente: Ministerio Público.

Compartí: