Profesionales médicos y de enfermería no intensivistas iniciarán la próxima semana prácticas presenciales correspondientes a la capacitación llevada a cabo en el marco del plan de respuesta nacional al COVID-19 a través del Instituto Nacional de Salud y el Programa Nacional de Becas de Posgrado “Don Carlos Antonio López”.


El objetivo de la capacitación es de desarrollar capacidades en profesionales del ámbito de la salud no especializados en el área de terapia intensiva, para la adquisición de habilidades, conocimientos básicos y competencias en terapia intensiva, la evaluación y manejo inicial de pacientes críticamente enfermos.  

El primer grupo de profesionales médicos (271) que culminó la primera etapa de la capacitación consistente en clases teóricas- virtuales, iniciarán las prácticas en el INS que ya se encuentra totalmente equipado con las herramientas necesarias que el personal necesita para culminar el proceso de formación.

Para ello, deben pasar por 6 estaciones, tales como: colocación correcta de equipos de protección individual, como intubar y manejar a un paciente en terapia intensiva, reanimación cardiovascular, complicaciones de pacientes (paro o shock cardiorrespiratorio), utilización correcta de respiradores.

“Las clases prácticas deben constar de 6 estaciones, es decir 6 lugares por donde tienen que pasar los alumnos durante 12 horas de capacitación práctica para poder ir completando sus procesos de competencias o de formación porque todo lo aprendido en la parte teórica, lo deben aplicar en lo práctico, por ese motivo readecuando la sala de simulación con muñecos maniquíes que cuentan con software que desarrollan distintos eventos de un paciente crítico”, explicó el director de la Dirección Formativa del INS, Dr. Carlos González.

Los médicos capacitados, están divididos a su vez en pequeños grupos de 5, atendiendo la necesidad de cuidar los protocolos sanitarios y cumplir estrictamente los requerimientos de formación profesional. Igual procedimiento, se realizará con el personal de enfermería que hasta el momento son 958 los que están en calidad de pasar a la etapa final.

En total, serán unos 300 médicos y 1200 enfermeros que estarán listos a finales de agosto para acompañar a los terapistas en sus respectivas labores, especialmente para la atención de pacientes con COVID-19.

Compartí: