El Gobierno paraguayo informó este martes de otros dos fallecimientos por coronavirus, con lo que el total de muertes asciende a 45, dentro de un registro que tiene a julio como el mes en el que se ha dado un ascenso progresivo del número de víctimas.


Y es que desde la aparición en marzo de la pandemia en el país sudamericano suman 27 las muertes en julio, comienzo del invierno.

El Ministerio de Salud anunció en su informe de este martes que los fallecidos son una mujer de 71 años y un hombre de 80 años, ambos internados en diferentes centros sanitarios.

La cartera sanitaria añadió que el número de positivos asciende a 4.674, 126 contagios más en relación a la víspera, de los cuales 66 son por contacto y 60 sin nexo.

Ciudad del Este, la segunda urbe de Paraguay y frontera con Brasil, encabezó con 26 la lista de este martes de casos sin nexo, añadió la fuente.

La zona, correspondiente al departamento de Alto Paraná, es considerada una especie de zona roja por la cartera debido a su alta circulación viral.

Le siguen el departamento de Central, el más poblado, y Asunción, la capital.

De hecho el Gobierno excluyó a esas tres áreas de la fase cuatro de la cuarentena, que arrancó hace más de una semana con la apertura de cines, bares y otras actividades sociales.

La pandemia hizo también acto de presencia este martes en el penal de Tacumbú, en Asunción, el mayor del país y como el resto de cárceles paraguayas caracterizado por la superpoblación y el hacinamiento.

Dos internos dieron positivo a las pruebas, anunció esta mañana el Ministerio de Justicia, que prohibió por dos semanas las visitas de familiares al penal, con unos 2.600 presos, la mayoría en prisión preventiva y sin condena, una de las lacras del sistema judicial de Paraguay.

La cárcel de Ciudad del Este fue la primera del país en la que se detectaron casos de coronavirus, que ocasionaron la muerte de un preso y de dos guardas.

También esta jornada, el Banco Central del Paraguay anunció una caída del 3,5% en el Producto Interior Bruto para 2020, una previsión que se sitúa un punto conceptual por debajo de su pronóstico anterior.

La previsión señala el mayor retroceso en el sector servicios y de comercio, los más afectados por el impacto económico causado por casi tres meses de estricta cuarentena. EFE

Compartí: