El Gobierno español notificó este miércoles 1.153 contagios de coronavirus en las 24 horas anteriores, de modo que España sobrepasa el millar de infectados diarios por vez primera desde que se levantó el estado de alarma, el 21 de junio pasado, y acabaron el confinamiento y las restricciones severas de movilidad.


Desde aquel día, cuando se informó de 141 nuevos casos, se multiplicaron decenas de pequeños brotes por todo el país, a medida que se intensificaban la actividad comercial y de ocio y las relaciones sociales.

Los contagios comenzaron a aumentar progresivamente, con algún altibajo, concentrados la mayoría en las regiones limítrofes de Aragón y Cataluña (noreste) y zonas como la ciudad de Zaragoza (la capital aragonesa) y el área metropolitana de Barcelona (la capital catalana).

Según los datos difundidos hoy por el Ministerio de Sanidad, son 248 infectados más que los conocidos el martes, hasta 282.641 desde que comenzó la epidemia en España. Los fallecidos totales son 28.441, con nueve muertes más en los últimos 7 días, cuatro de ellas en Cataluña.

Y Aragón, con 424 nuevos positivos; Cataluña, con 211; y Madrid, con 199, volvieron a ser este miércoles las regiones con más casos diarios.

PROHIBIR Y SANCIONAR LOS «BOTELLONES»

Los principales focos de contagio son las reuniones familiares, las fiestas y otras celebraciones masivas, las actividades de ocio nocturno y las recolecciones agrícolas de fruta.

Las autoridades regionales aplican medidas como limitar el número de personas en reuniones, prohibir temporalmente la apertura de locales de ocio, como discotecas, o adelantar la hora de cierre y sancionar severamente las concentraciones al aire libre, sobre todo de jóvenes, para consumir bebidas alcohólicas, llamadas «botellones»

La Policía regional de Cataluña tuvo que desalojar la noche pasada a unas 750 personas en varias partes de Barcelona para impedir el consumo de alcohol en la vía pública, y denunció a 48 por hacerlo.

Igualmente, la mascarilla es de uso obligatorio en cualquier lugar público y circunstancia, aunque sea posible mantener la distancia interpersonal de seguridad.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, negó ayer que España padezca una segunda ola generalizada de contagio y confió en las medidas, siempre que los ciudadanos las respeten.

El gobierno regional de Cataluña anunció hoy que rebajará parcialmente las restricciones que afectaban a la hostelería y al sector comercial de seis municipios de la comarca del Segrià y la ciudad de Lérida, pues las medidas para frenar la transmisión del virus «funcionan» y puede certificarse una «tendencia decreciente» y una «estabilización» de la curva epidémica».

Debido a la situación española, el Gobierno británico justificó aplicar una cuarentana obligatoria de 14 días a todos los viajeros que lleguen al Reino Unido procedentes de cualquier parte de España desde el domingo pasado, en plena temporada turística alta.

Por cada reserva turística realizada desde el Reino Unido con destino en España en los últimos dos días, se produjeron 160 cancelaciones, según datos del agregador global TRavelGateX, citados por las agencias de viajes. EFE

Compartí: