Cada día admiro más a Leonardo Boff por su compromiso con el binomio naturaleza-humanidad y su preocupación por su Karma. Elijo sus palabras, “Karma es un término sánscrito que significa fuerza y movimiento, concentrado en la palabra “acción” que provoca su correspondiente “reacción”.


Por Francisco de Paula Oliva SJ

Más claro: cada persona está marcada por las acciones que practicamos en la vida y la reacción connota todo el ambiente. Hay un funcionamiento kármico  en la historia de cada pueblo y sus instituciones según los niveles de bondad y justicia o de maldad e injusticia que produjeron a lo largo del tiempo.

El karma no nos quita la libertad, pero sí es una herencia activa.
La sociedad moderna, nosotros, sólo puede ser curada de su carga Kármica mediante  un cambio profundo en la mente y en el corazón que incluye el amor, la solidaridad, la compasión y una profunda humanidad para con las victimas.

¿Cuál es la carga Kármica del Paraguay?- ¿Qué influencia tiene en ella la gran bondad de un pueblo mayoritariamente  empobrecido y aguantador. Y la realidad corrupta del poder?.
Queremos que el Paraguay de después de la corona virus sea mejor que el anterior. Se tomen decisiones para el cambio. Pero, esto no basta.  Hay que bajar a la profundidad de su Karma.

¿Querrá la clase política  corrompida hacerlo si, para que sea eficaz, hace falta crear una clase política nueva sin esa herencia que tanto le permite robar?.

Compartí: