El Ejecutivo paraguayo oficializó este sábado las medidas especiales que con una duración de dos semanas regirán el pulmón comercial de Alto Paraná y su capital, Ciudad del Este, una estrategia para contener la expansión del coronavirus y a la vez mantener la actividad económica.


La medida, que entra hoy en vigor, es el resultado de las modificaciones introducidas por el Gobierno, que la semana pasada anunció el retroceso a la fase cero de la cuarentena de ese territorio, frontera con Brasil y que más casos acumula del país.

Pero tras las protestas e incidentes violentos ocurridos en Ciudad del Este contra esa normativa, el Gobierno acordó con las autoridades gubernamentales y municipales levantar algunas restricciones.

Entre ellas el cierre del sector comercio, el principal de la zona, que ahora tendrá permitido abrir sus puertas, pero en una franja horaria de entre las cinco de la mañana y las cinco de la tarde.

Sin embargo, la normativa limita la circulación de los pobladores a las necesidades básicas, como adquisición de alimentos o medicamentos, y desautoriza las actividades de ocio.

Asimismo, se prohíbe el ingreso al departamento desde otras partes del país, excepto para las actividades permitidas como el transporte de mercancías.

Alto Paraná es el foco del coronavirus en Paraguay, país que hasta la fecha registra un total de 49 muertes y unos 5.300 positivos.

Tras Alto Paraná los casos se agolpan en el departamento Central, el más poblado, y en Asunción, áreas que permanecen en la fase tres de la cuarentena.

El resto del país avanzó a la fase cuatro, que permite la actividad de bares, cines y otras reuniones sociales.

El Ministerio de Salud mantiene una media diaria de procesamiento de muestras de entre 2.000 y 2.500, por debajo de la demanda.

La cartera anunció este sábado que una cuadrilla de integrantes del Laboratorio Central, el ente estatal para la realización de test, fue afectada por la COVID-19 y puesta en aislamiento.

El comunicado no detalló el número de afectados.

El impacto económico de la larga cuarentena tendrá como efecto una contracción del PIB este año del 3,5%, según la previsión del Banco Central del Paraguay. EFE

Compartí: