Autoridades regionales españolas aplican medidas más restrictivas, como el aislamiento selectivo de municipios, para contener los brotes y nuevos contagios de coronavirus, que se multiplican de manera desigual, con origen en reuniones familiares, fiestas y concentraciones de jóvenes, el ámbito laboral y las residencias de ancianos.


El repunte de la infección entre residentes y trabajadores de estos centros de atención y alojamiento de mayores, con algunos fallecidos estos días, preocupa especialmente, así que se prohibieron o limitaron las visitas.

Estos establecimientos ya fueron focos muy importantes de contagio y muerte de personas de edad avanzada en los momentos más duros de la epidemia en España, en marzo, abril y mayo, cuando el sistema sanitario llegó a desbordarse.

El virus se propaga ahora principalmente en las regiones limítrofes de Aragón y Cataluña (noreste), Madrid, País Vasco (norte) y Castilla León (centro-norte), donde se limitan los movimientos y el número máximo personas en reuniones particulares y en locales de hostelería y ocio como discotecas y bares de copas, con horario de apertura reducido.

El gobierno regional de Castilla y León restringe desde este domingo y durante 14 días la entrada y salida de los habitantes de dos localidades de la provincia de Valladolid para contener un foco de transmisión. Son los municipios contiguos de Íscar (6.300 personas) y Pedrajas de San Esteban (3.300).

Unos 500 brotes se mantienen activos repartidos por todo el país. El Ministerio de Sanidad notificó el viernes pasado 1.525 casos en un día, la cantidad más alta en una sola jornada desde el 21 de junio, cuando terminó el estado de alarma, se permitió viajar libremente por todo el pais y las fronteras se reabrieron parcialmente.

«Estamos en un escenario de control» de los focos, indicó este sábado, sin embargo, el ministro de Sanidad, Salvador Illa. También reiteró que España es un destino «seguro», si se aplican los protocolos sanitarios, en alusión a los países que desaconsejan venir debido a los brotes de coronavirus.

Agosto, recién comenzado, es el mes por excelencia de vacaciones en España, pero las advertencias y medidas preventivas de otros gobiernos y el temor al contagio de españoles y extranjeros supondrá un grave perjuicio para el potente sector turístico nacional.

A la espera de que Sanidad actualice mañana los datos del fin de semana, las autoridades regionales de Cataluña notificaron hoy 1.444 positivos más en las 24 horas anteriores, sin ningún fallecido. Los hospitalizados son 574 y 100 los atendidos en cuidados intensivos.

En el País Vaco, que hoy informó de 199 casos más, los infectados de un brote con origen en una discoteca de Bilbao llegaron a 27. EFE

Compartí: