El cónsul de Venezuela en la ciudad brasileña de Boa Vista, Faustino Torella, falleció este miércoles por coronavirus, una enfermedad que contrajo en junio pasado y por la que regresó a su país natal, informó el canciller del país caribeño, Jorge Arreaza.


«Lamento informar que, luego de una larga batalla contra el COVID-19 y sus secuelas, hoy ha fallecido nuestro querido camarada Faustino Torella, cónsul de Venezuela en Boa Vista», escribió el ministro de Relaciones Exteriores en su cuenta de Twitter.

Arreaza recordó que Torella se contagió de la enfermedad en Boa Vista, capital del amazónico estado brasileño de Roraima (fronterizo con Venezuela), y transmitió sus condolencias a sus familiares «en nombre del presidente Nicolás Maduro».

El propio Maduro anunció el pasado 23 de junio, en una declaración transmitida por la estatal Venezolana de Televisión (VTV), que Torella tuvo que viajar a Venezuela de emergencia tras infectarse con el SARS-COV-2 y comenzó a recibir tratamiento.

«De Brasil, nos tuvimos que traer de Boa Vista a nuestro cónsul porque no había forma de atenderlo y le dio coronavirus. Nos lo trajimos de emergencia y lo estamos atendiendo», dijo entonces Maduro.

Hasta el momento, en Venezuela se han localizado 21.438 contagiados de COVID-19, de los que 187 han fallecido, una cifra en la que la oposición considera que hay un subregistro de 175 personas.

Por lo tanto, y según los cálculos opositores, al menos 362 personas han fallecido por la enfermedad.

De los 21.438 infectados, muchos casos son de venezolanos retornados, la mayoría de Colombia y Brasil, como Torella.

La mayor parte de los casos «importados», como los denomina el Gobierno, son migrantes retornados que abandonaron el país en busca de un futuro mejor ante la crisis que vive y volvieron por la recesión económica provocada por la pandemia. EFE

Compartí: