Descargar el Audio

El fiscal Marcelo Pecci explicó que la Fiscalía pidió un proceso abreviado y la suspensión condicional de la condena en la causa del exfutbolista brasileño, Ronaldinho Gaúcho y su hermano, Roberto de Assis Moreira , además de una "reparación social" equivalente a USD 200.000.


«Con relación a Roberto solicitamos una condena a dos de pena privativa de libertad cuyo cumplimiento solicitamos sea suspendido a cambio de cumplir con ciertas obligaciones de conducta, es una reparación social de 110.000 dólares, es una obligación que evita que esta persona cumpla con la pena», mencionó.

«Implica la admisión de los hechos por los cuales se los imputa. En el caso de su hermano es una suspensión condicional del procedimiento. La diferencia de Roberto es que si bien se suspende el cumplimiento de su pena, él va a quedar con antecedentes penales. En el caso de Ronaldo él cumpliendo un periodo de un año adecuadamente se extingue el proceso y quedará sin antecedente alguno, también seleccionamos una reparación social de 90.000 dólares», explicó.

Explicó que la diferencia entre ambos hermanos es que al medir los distintos niveles de culpabilidad entre uno y otro, en ese caso en relación a Roberto aseguró que encontraron indicadores a través de los datos extraídos de su dispositivo telefónico de que él ya habría estado en conocimiento de los pasaportes utilizados. Sin embargo, refirió que en el caso del astro del fútbol no cuentan con datos del hecho, no obstante afirmó que no lo exime de la violación de la norma penal.

«Pecci indicó que los hermanos deben de fijar un domicilio en Brasil para acudir trimestralmente ante un juez competente de su país para asegurar el sometimiento a las reglas de conducta impuestas a ambos», refirió.

El escrito, firmado por los cuatro fiscales a cargo del caso, fue presentado ante el juez penal de garantías, Gustavo Amarilla. Los hermanos de Assis Moreira están acusados por «uso de documentos públicos de contenido falso» con expectativa de hasta cinco años de cárcel.

Antecedentes:

La investigación, que había arrancado con varias detenciones y más de una decena de imputados, tiene entre los procesados a otro brasileño, Wilmondes Sousa, señalado como el contacto de los hermanos con la empresaria paraguaya Dalia López, gestora de la llegada al país del exfutbolista.

Sousa recuperó la libertad el 17 de junio pasado y también se encuentra en un hotel de la capital en prisión domiciliaria impuesta por un tribunal de apelación, mientras que López sigue con paradero desconocido desde el primer día.

López, sobre quien pesa una orden internacional de búsqueda y captura, recibió el 4 de marzo en el aeropuerto de Asunción a Ronaldinho y Roberto, que salieron de Brasil con pasaportes de su país y exhibieron a las autoridades locales los mismos con contenido supuestamente falsos.

Compartí: