Descargar el Audio

El excandidato a la Presidencia de Chile, Marco Enríquez Ominami solicitó transparencia durante el debate democrático. Además, insistió en que la “subjetividad no es un pecado” y aseguró que sí lo es la mentira. Agregó que en cuanto a los medios de comunicación la gente ve lo que puede ver e informarse mediante eso.


Sobre los medios de comunicación:

«Yo creo que muchos paraguayos y chilenos saben más de Venezuela que de Bolivia porque la prensa se obsesiona y tiene su agenda y sus intereses. Hay una dictadura en Bolivia de la cual en Chile no se habla nada, hay una dictadura, un golpe de Estado. Sin embargo, hace seis meses Venezuela era la noticia número uno de América Latina donde se hablaba solo de problemas democráticos venezolanos y hoy día hay una dictadora ilegítima, no tiene un solo voto y está puesta por la fuerza, es la dictadora Añez, nadie la conoce, entonces no es tema de tamaño ni de geografía es arbitrariedad, es sesgo y el debate democrático de la libertad de expresión y acceso a la información», refirió.

«Un tema básico de la comunicación es la repetición, uno adhiere a lo que conoce lo que se repite, hay una mecánica muy perversa. La publicidad tiene una manera muy simple, repite el informe. La derecha de tonto no tiene, porque tiene dinero y el que tiene dinero poder y también inteligencia, entendieron que lo prioritario era comprarse medio de comunicación para controlar una agenda, no es ilegitimo comprarlo. Yo no pido transparencia total, porque es imposible solo pido que en el debate democrático seamos transparentes al menos en los intereses de la propiedad y creo que los medios de comunicación repiten verdades y las instalan», señaló.

Crisis social en Chile:

«Los chilenos dijeron que vuelva Piñera y cuando volvió lo hizo más de derecha, no lo acompañó tampoco la economía. Los jóvenes dijeron que no iban a pagar la suba del pasaje y no lo hicieron, entonces Piñera declaró estado de sitio y toque de queda. Entonces lo que hicieron los chilenos fueron doblar la apuesta y no cumplieron, semanas después comenzaron los disturbios y las personas salieron lastimadas», mencionó.

“Hubo una violencia delictual, brutal e inaceptable y al mismo tiempo hubo una violencia que fue una respuesta a la violencia policial. Piñera hasta ahora no reconoce las violaciones de derechos humanos. Lo dice Amnistia Internacional y todas las agencias del mundo, todos los informes dicen que aquí se violaron los derechos humanos, entonces efectivamente los medios de comunicación jugaron un muy triste papel, corrigieron en la mitad de las protestas se dieron cuenta y además lo amenazaron en quemar a sus canales y se dieron cuenta si no corregían la violencia era contra ellos”, explicó.

Compartí: