Descargar el Audio

Uruguay es considerado como uno de los países menos afectados por el coronavirus, con una cifra de contagiados considerada baja en comparación a los demás. Pese a ello, al inicio de la pandemia, se tomaron ciertas medidas para combatir al coronavirus y evitar la aglomeración, como por ejemplo la suspensión de clases. Pero desde junio se retomaron las actividades educativas de manera presencial.


El doctor Vicio Gabriel González, neuropediatra y miembro del grupo asesor científico de la pandemia en Urugiuay, señaló que al inicio de la pandemia en el país vecino hubo mucho temor y desconocimiento de las consecuencias que podía ocasionar.

«La etapa inicial fue un repliegue en el cual se suspendieron la gran mayoría de las actividades, de alguna forma en vez de hacer un confinamiento obligatorio, se apeló a la conciencia cívica y que toda la población tomara los  recaudos de las medidas de proteccion personal», comentó. Además destacó que en Uruguay se dio importancia a las recomendaciones científicas.

Acotó que entre las actividades que se suspendieron fue la educación en las tres ramas, plegándose de esta manera a las medidas establecidas por otros países de la región.

Sin embargo, a finales de mayo y principios de junio en Uruguay se decidió reabrir las instituciones educativas a fin de que volvieran las clases presenciales, teniendo en cuenta los controles pertinentes, convirtiéndose de esta manera en el primer país Latinoamericano en tomar esta medida.

Mencionó que decidieron retomar las actividades educativas a fin de que no se produzca una brecha en el nivel de aprendizaje de los alumnos y además porque los niños no son los que transmiten el virus, a diferencia de otras enfermedades respiratorias.

Agregó que si bien, esta medida se llevó a cabo primeramente en la zonas donde la circulación del virus era escasa, ahora están analizando la posibilidad de aumentar la presencialidad en otras instituciones.

 

Compartí: