La Unión Europea (UE) expresó este lunes su preocupación por la violencia de las autoridades contra los participantes en las protestas del domingo en Bielorrusia, tras las elecciones presidenciales celebradas en ese país.


Cerca de 3.000 manifestantes fueron detenidos en las calles bielorrusas por salir a protestar tras los comicios.

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, llamó a «respetar los derechos fundamentales» tras los actos violentos registrados durante el domingo.

La líder del Ejecutivo comunitario interpeló directamente a las autoridades bielorrusas a través de un mensaje en Twitter reclamando además que «los votos de las elecciones de ayer sean contados y publicados de manera precisa».

Von der Leyen subrayó que tanto «el acoso como la represión violenta no tienen sitio en Europa».

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, instó también al Gobierno de Bielorrusia a cesar la represión policial contra los manifestantes.

«La violencia contra los manifestantes no es la respuesta», escribió Michel en su perfil de Twitter.

El político belga llamó al respeto de «la libertad de expresión, de reunión y de los derechos humanos básicos» en el país.

Asimismo, el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, y el comisario europeo de Vecindad y Ampliación, Olivér Várhelyi, criticaron la violencia «desproporcionada e inaceptable» contra manifestantes «pacíficos», que causó un muerto y numerosos heridos.

«Condenamos la violencia y pedimos la liberación inmediata de todos los arrestados anoche. Las autoridades de Bielorrusia deben garantizar que se respeta el derecho fundamental de la libre asamblea», dijeron en un comunicado conjunto.

Tras la movilización sin precedentes «el pueblo bielorruso ahora espera que sus votos se cuenten con precisión», indicaron ambos políticos, que añadieron que «es fundamental que la Comisión Electoral Central publique los resultados que reflejen la elección del pueblo bielorruso».

«Solo la defensa de los derechos humanos, la democracia y unas elecciones libres y justas garantizarán la estabilidad y la soberanía en Bielorrusia», señalaron.

La embajadora de Lituania ante la UE, Jovita Neliupsiene, indicó por su parte en Twitter que la UE debería denunciar lo ocurrido en Bielorrusia.

«Es una «tarea europea llamar fraude a lo que es un fraude», escribió la embajadora, que abogó por «apoyar a esos hombres y mujeres valientes que hoy en 2020 luchan por su derecho al voto. Creemos en las elecciones justas».

La situación en las calles de Minsk se comenzó a complicar una vez cerrados los colegios electorales el domingo, cuando los primeros resultados a pie de urna daban una amplia victoria al actual presidente Lukashenko.

La oposición acusa al presidente de fraude electoral y las protestas se han saldado con más de 3.000 detenidos y decenas de heridos. EFE

Compartí: