El puerto de Beirut recibió este lunes al primer barco que echa anclas en sus aguas tras la gran explosión que sacudió esta terminal y los barrios de alrededor el pasado martes, con al menos 160 muertos y unos 6.000 heridos.


El buque Vessel Electra llegó a la capital libanesa con 400 contenedores y atracó en la zona de descarga del puerto, informó la cadena de televisión local LBCI.

La llegada se produjo tras la designación de un nuevo director en funciones del puerto, después de que el anterior fuese detenido para ser investigado por la devastadora explosión de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio confiscadas por las autoridades libanesas y almacenadas en la terminal desde hacía seis años.

En total hay dieciséis personas bajo arresto domiciliario, dentro de la investigación por la tragedia ocurrida el 4 de agosto.

Hoy la Fiscalía tomó declaración a responsables de los aparatos de seguridad del Estado en relación con la explosión.

La catástrofe, que ha dejado entre 200.000 y 250.000 personas sin hogar, ha exacerbado la indignación que ya existía contra el Gobierno, que este lunes ha dimitido en bloque.

El primer ministro libanés, Hasan Diab, anunció la renuncia del gabinete después de que ayer dimitieran dos de sus miembros y hoy lo hicieran otros tres, en solidaridad con las víctimas y en protesta por lo ocurrido.

Diab responsabilizó de la tragedia a la «clase política» libanesa, contra la que protestan en las calles los ciudadanos desde el pasado octubre. EFE

Compartí: