La Dra. Norma Arévalos, especialista del Dpto. de Nefrología Adultos del Hospital de Clínicas e integrante del equipo quirúrgico que realizó el trasplante 124º del Programa de Trasplantes de Órganos y Tejidos, que lleva adelante el nosocomio dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA, informó sobre la positiva evolución del beneficiario al tratamiento quirúrgico, que se dio gracias a la donación cadavérica, en medio de un año atípico para la población y de crisis sanitaria a nivel mundial.


El informe médico señala que a 7 días del trasplante de riñón, el paciente presenta una función renal normal.

Esta receptividad del nuevo órgano al organismo del paciente nos pone muy contentos; él se encuentra con muy buena evolución, presenta buena diuresis, por lo que estaría recibiendo el alta hospitalaria en unos días más”, expresó la profesional.

Si bien, la pandemia de coronavirus afecta de alguna manera a toda la población, cabe destacar que en medio de ello, y sumándole la resignación de la partida de un ser querido, sin este gesto de altruismo, sin la donación de órganos, en este caso cadavérica, no se podría haber llevado a cabo esta intervención, que hoy le permite una calidad de vida más digna a esta persona, que ya llevaba dos años y medio en tratamiento de hemodiálisis e inscripto en lista, en espera de un donante de riñón para trasplante.

No podemos dejar de mencionar y agradecer a la familia que permitió esta oportunidad de vida a este paciente, quien no tenía otra alternativa para mejorar su salud; por eso aprovechamos para instar, motivar y concienciar a todos los ciudadanos de nuestro país sobre el acto de donar órganos; si bien contamos con la Ley Anita, como seres humanos respetamos la voluntad y decisión de las personas”, explayó.

Por su parte, el hermano del 2º trasplantado renal del año en el Hospital Escuela, manifestó que su hermano calificó de milagro de vida esta acción, y que desde el momento en que le notificaron que había aparecido un donante, él renació completamente.

La noticia le llegó en el momento en que se encontraba haciendo su hemodiálisis; muy feliz me llamó para preguntarme si podía traerle hasta Asunción. Hoy estamos demasiado contentos y no existen palabras para agradecer este gesto tan sublime que le esa permitiendo vivir mejor a mi hermano”, F. S. hermano.

En la madrugada del 5 de agosto, un paciente de 58 años, oriundo de Paraguarí, era beneficiado con un trasplante de riñón, a causa de una enfermedad renal crónica, que venía tratando desde hace aproximadamente 10 años;  que ya no le permitía seguir con su trabajo de albañil y proseguir con su vida normal. El mismo, proseguirá en observación en la Unidad de Trasplante, bajo los protocolos sanitarios establecidos, hasta el alta, que ya es celebrado por el equipo de salud, por el éxito de un nuevo trasplante.

Compartí: