Descargar el Audio

El abogado Rodrigo Huespe, quien en la casa del mismo supuestamente se encontró un vehículo “clonado”, aclaró que el vehículo no coincide con lo que estaba buscando la Fiscalía en conjunto con agentes policiales. Afirmó que el vehículo recibió como parte pago de un trabajo hace unos tres años y medio y que cuenta con los documentos y el peritaje firmado en 2016 por el jefe de Control de Automotores. Además, cuestionó que los medios de comunicación no le hayan dado el derecho a réplica.


El pasado martes, la fiscala Alma Zayas y el jefe de Control de Desarmaderos, Crio. Fabio Sanabria, intervinieron la casa del abogado Rodrigo Huespe, ubicada entre las compañías Ykua Karanda’y y Mora Cue.

En el lugar se encontró tres vehículos: un auto IST, una camioneta Hyundai Tucson y una camioneta Toyota Huilix.

Huespe dijo a la 1020 AM que las características del vehículo que estaba en la orden de allanamiento no coincidían con el que estaba en su vivienda.

“Allanan mi vivienda con un orden de allanamiento en búsqueda de una camioneta Hilux color bordó año 94 que fuera robada en el año 2018. El procedimiento fue a petición del Departamento de Control de Automotores, que mencionando supuestamente un supuesto de trabajo inteligencia que dicho vehículo se encontraría en vivienda”, dijo.

“Proceden al allanamiento de mi casa en horas de la mañana, lastimosamente con más repercusión periodística que otra cosa mencionando de que contaba con frondosos antecedentes, que era un lugar de desarme, de vehículo de clonación, de vehículo que era un aguantadero y después se hicieron mención de que estaba en un grupo de estafadores, después me tildaron de falsificador de documentos. Lo cierto y lo concreto es que la orden de allanamiento buscaba un vehículo y ellos fueron a encontrar otro vehículo”, refirió.

“Si bien yo he presentado su cédula verde, contaba con la llave original. Ese vehículo estaba estacionado hace tres años y medio en el fondo de mi casa porque sufrió averías mecánicas y por problema documental que no podía gestionar la transferencia lo dejé depositado en ese lugar”, mencionó.

Mencionó que el vehículo recibió como parte de pago y cuenta con un peritaje firmado por el jefe de Control de Automotores en el año 2006. Añadió el peritaje no gestionó él, sino que ya recibió en ese estado.

Afirmó que no cuenta con ningún antecedente judicial.

El profesional del derecho mencionó que el peritaje concluye que el vehículo (la camioneta Toyota Hilux) “no tenía adulteración, que no registraban ningún número de chasis adulterado y la chapa correspondía”.

Dijo que la orden de allanamiento firmado por el juez con el cual el personal policial y la fiscal ingresó a su vivienda refería que el procedimiento debía ser solo revisar si el vehículo se encontraba en el lugar y que “sino contrataban tenían que retirarse”. Sin embargo, “la policía fue mucho más allá. Empezaron a buscar. Trajeron supuestamente al titular a la otra camioneta que estaba. Ahí la fiscal procedió a la incautación de un vehículo que no le daba potestad el mandamiento que tenía”, indicó.

Dijo que se siente “agraviado” por la situación. Además, mencionó que visitó varios medios de prensa y que no le dieron el derecho a réplica.

WhatsApp Image 2020-08-16 at 15.31.59

Foto de portada: Abc

Compartí: