Chile batió este domingo y por segundo día consecutivo un nuevo récord de exámenes diarios tras realizar 30.882 pruebas PCR, que detectaron 2.086 nuevos casos de COVID-19 y arrojaron una positividad del 6,7 %, una de las tasas más bajas en los últimos meses.


«Hemos logrado llegar a los 30.000 exámenes PCR diarios, lo que permite decir que estamos en el más alto lugar de testeo por millón de habitantes en la región», dijo el ministro chileno de Salud, Enrique Paris.

El número total de infectados ascendió así a 385.946 desde principios de marzo, mientras que los fallecidos confirmados con prueba PCR subieron hasta 10.452, tras registrarse 57 nuevas muertes en las últimas 24 horas.

A ese número habría que añadir cerca de 4.000 fallecidos «sospechosos» o «atribuibles» al nuevo coronavirus pero que no cuentan con un examen y que están en fase de verificación.

Con apenas 19 millones de habitantes, Chile es el noveno país con más infectados del mundo, por delante de naciones como España, Reino Unido e Italia, según la Universidad John Hopkins.

«En el último mes hemos reforzado fuertemente la estrategia de la trazabilidad. Hemos escuchado y hemos trabajado con los alcaldes», agregó el funcionario.

En cuanto a los pacientes hospitalizados, las autoridades informaron que actualmente hay 1.190 personas en cuidados intensivos, de las cuales 185 se encuentran críticas.

El ministro no anunció sin embargos nuevos avances en el plan de desconfinamiento y de apertura gradual de la economía, que consta de cinco etapas y que evoluciona con más rapidez en las regiones sureñas de Aysén y Los Ríos, donde cines, teatros y restaurantes pueden funcionar al 25 % de su capacidad.

La mayoría de los barrios de Santiago, que durante meses fue el principal foco, se encuentra en la primera fase del plan de desconfinamiento, con libertad de movimiento entre semana y cuarentena los fines de semana, mientras que la preocupación sigue estando en las regiones norteñas de Atacama y Arica, y Parinacota. EFE

Compartí: