Las imágenes de una megafiesta electrónica en una pileta , en donde la gente está en botes de goma, apiñada y sin barbijos parecen de otra época. Pero lo curioso es que la fiesta tuvo lugar el sábado pasado en Wuhan, en el corazón de China, la primera ciudad del planeta en estar en cuarentena por el coronavirus , en donde el panorama cambió radicalmente en seis meses.


El popular parque acuático Wuhan Maya Beach reabrió en junio después de que Wuhan se desconfinara tras un bloqueo de 76 días y restricciones estrictas para tratar de controlar la propagación del virus.

 El parque, que según los medios locales ha limitado la asistencia al 50% de su capacidad normal, ofrece descuentos a mitad de precio para las mujeres.
3353909w740
En la fiesta, algunos de los asistentes se habían puesto chalecos salvavidas, pero no se vio a ninguno  con tapabocas, mientras un DJ con auriculares amarillos brillantes tocaba en el escenario.

Los primeros casos conocidos de Covid-19 surgieron en Wuhan a fines del año pasado, una ciudad de 11 millones de habitantes. El bloqueo se levantó en abril y no se han reportado oficialmente nuevos casos de transmisión nacional en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, desde mediados de mayo.

3353913w740

Para intentar impulsar la economía local, el gobierno de Hubei ha estado ofreciendo entradas gratuitas a 400 sitios turísticos en toda la provincia.

China ha controlado en gran medida su epidemia interna, pero los brotes esporádicos y un verano de graves inundaciones han exacerbado las consecuencias económicas.

 Agencia AFP
Compartí: