Las medidas de confinamiento impuestas en la región capitalina de Santiago de Chile han provocado que la calidad del aire de la principal urbe del país arroje sus mejores indicadores desde que en 1989 comenzaron a hacerse registros, informaron fuentes oficiales.


Según un informe del Ministerio de Medioambiente de Chile, el año 2020 está siendo en el que menos concentración de contaminantes hay en al aire de Santiago y en el que menos horas están durando los episodios críticos de emergencias ambientales por contaminación del aire que suelen darse en la capital, especialmente en invierno.

La mayor disminución se da en los óxidos de nitrógeno (NOx), cuya principal fuente de emisión es el transporte por la quema del combustible de los automóviles y que son gases precursores de otros dos contaminantes.

En comparación con 2019, entre el 1 de mayo y el 10 de agosto de 2020 se ha registrado una disminución del 44 % en las concentraciones de NOx en el aire de la región Metropolitana, la más poblada del país y la que acoge a la capital, Santiago de Chile.

Cabe recordar que las tres fuentes de emisiones más importantes de la región Metropolitana, en un año normal, son el transporte (39 %), que se divide en maquinaria (20 %) y automóviles (19 %); la leña (38 %); y la industria (15 %).

Producto de las cuarentenas, tanto el transporte como la industria se encuentran fuertemente disminuidos, a diferencia del uso de leña, que ha aumentado debido a la mayor cantidad de horas de confinamiento en los hogares, según la información oficial.

«Por lejos este es el mejor año de calidad del aire en la historia de Chile desde que se tiene registro», dijo el secretario regional ministerial de Medioambiente, Diego Riveraux, al diario local El Mercurio.

El funcionario indicó que de no haber sido por las protestas relativas a la discusión en el Congreso de la reforma para permitir que los chilenos pudieran retirar de manera anticipada el 10 % de sus fondos de pensiones «probablemente este invierno hubiese sido el primero de la historia sin una preemergencia ambiental». EFE

Compartí: