La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, anunció este miércoles un confinamiento todos los domingos para ayudar a frenar el aumento de casos positivos y muertes en la isla por la COVID-19, una medida que forma parte de una orden ejecutiva nueva y a la que incorporó medidas más restrictivas.


Foto ilustrativa.
En Puerto Rico, con 3,1 millones de habitantes, hay actualmente 12.452 casos positivos confirmados y 15.482 probables, mientras que las muertes confirmadas se sitúan en las 225 y las probables en 131.

En su informe de hoy, el Departamento de Salud reveló la muerte de una joven de 19 años a consecuencia de la enfermedad, algo que puso de relieve la gobernadora en la presentación de la nueva orden, al revelar que la mayoría de los contagios se están registrando entre personas jóvenes y por el «descuido de algunos».

Vázquez reveló que con las nuevas medidas se impondrán multas de 100 y 500 dólares a personas y entidades jurídicas, respectivamente, que no cumplan con el uso obligatorio de mascarillas.

HAY QUE COOPERAR PARA NO VOLVER AL CONFINAMIENTO

«Para no volver al confinamiento completo de marzo, hay que cooperar y cumplir usando la mascarilla», advirtió.

«Vamos a ser muy rigurosos en que la gente tiene que cumplir», dijo, a la vez que subrayó que en otros países el control para el cumplimiento de medidas funciona «a base de la fiscalización de las fuerzas de seguridad».

Por ello habrá un aumento de la vigilancia policial.

Sobre el confinamiento de los domingos estableció que solo se podrá salir de casa para acudir al hospital, citas médicas, supermercados y farmacias, así como otros servicios esenciales.

El toque de queda se mantendrá de diez de la noche a cinco de la mañana y queda suspendido el transporte público.

Los comedores de los restaurantes podrán abrir de lunes a sábado, a un 25 por ciento de su capacidad.

Seguirán cerrados los chinchorros -lugar rústico para reunirse y beber y comer típico de Puerto Rico- y aquellos dedicados a la venta de alcohol, salas de concierto, teatros, salones de juegos, salas de eventos, discotecas, gimnasios y cines.

El alcohol se venderá a diario solo hasta las siete de la tarde y el domingo no se podrá adquirir.

SERVICIOS RELIGIOSOS PERMITIDOS PERO A UN 25 % DE CAPACIDAD

En cuanto a los servicios religiosos indicó que aquellos presenciales solo podrán albergar el 25 por ciento de su capacidad y los centros comerciales abiertos podrán operar de lunes a sábado con un 25 por ciento de su capacidad.

Aquellos centros comerciales cerrados podrán tener a una persona por cien pies cuadrados, algo de lo que deberá encargarse la dirección del mismo.

Las funerarias podrán abrir a un cuarto de su capacidad y las clases en los colegios tanto públicos como privados no se reanudarán presencialmente hasta que no bajen las cifras de contagios en la isla.

Por último, indicó que se podrán llevar a cabo carreras de caballos y que las playas, los domingos, siguen cerradas para socializar. EFE

Compartí: