Ética y Política dos respuestas, cada una en un extremo. Unos sostienen que la lejitimación de la política no depende de ética, sino de la habilidad para conquistar, mantener y aumentar el poder.


Por Francisco de Paula Oliva SJ

Otros argumentan que la política debe enfocarse al logro de propósito éticos como la justicia, igualdad y libertad.

Personalmente me adhiero a la segunda, siguiendo a Ignacio Ellacuria  SJ. “La política parece ser el campo más adecuado para el desarrollo de la persona  y para el servicio más acabado para la comunidad. Por lo que parecerá la instancia de mayores posibilidades éticas

La política es un lugar aptísimo de dedicación a los otros y tiene en sus manos la posibilidad  de incidir en algo relacionado con las estructuras que condicionan y posibilitan la humanización. En consecuencia, requiere unas virtudes personales  de máximo rango”.

Y Francisco añade “Buen político es el que asume  la perspectiva del común  y rechaza cualquier forma de corrupción”.

Compartí: