Con el propósito de desarrollar habilidades prácticas y despertar la creatividad de los niños, niñas y adolescentes que están en proceso de deshabituación de calle, el centro de convivencia pedagógica “Ñemity” ofrece varios talleres de habilidades para los mismos.


El centro de convivencia pedagógica Ñemity forma parte del Programa de Atención Integral a Niñas, Niños y Adolescentes en situación de calle (Painac), impulsado por el Ministerio de la Niñez y la Adolescencia (Minna).

Esta iniciativa abre las puertas de varios talleres con el objetivo de motivar el emprendedurismo en los pequeños y que en un futuro puedan crear sus propios negocios. Según manifestó uno de los adolescentes del lugar, “soñamos con volver a reinsertarnos a la familia, a la sociedad, al mundo laboral como cualquier otro joven”.

En el mismo contexto, una adolescente que se encontraba en situación de calle y que actualmente participa activamente en los talleres del centro Ñemity dijo que ante la situación sanitaria muchos de sus proyectos quedaron para más adelante. “Tenemos esperanza en un mañana mejor. Este proyecto de huerta y lo que hacemos en centro nos hace sentir que somos queridos y servimos para algo”, señaló.

El proyecto denominado “Sembrando esperanza” cuenta con el apoyo de la asociación ASES Agricoltore, equipo técnico del Painac del Minna y el plantel del Centro. Este esfuerzo conjunto está dando sus frutos con la puesta en marcha de una huerta orgánica en suelo y una huerta hidropónica.

Al trabajo en la huerta se sumó al proyecto el trabajo en artesanía y la producción de pequeñas masetas decoradas con mariposas hechas por ellos mismos y escogido como inspiración, por su capacidad de transformación.

Las macetitas con mariposas, tunas y otras especies de plantas, sirven también de obsequio o recuerdo para un momento especial,  ya que son diferentes a lo que comúnmente  es conocido en el mercado, además está hecho con amor y personalizado con gustos y preferencias de las personas.

Ambos proyectos pedagógicos contribuyen a desarrollar destrezas y habilidades, además de terapéuticos, orientados a mejorar la autoestima de niñas, niños y adolescentes, que en mucho de los casos, por su propia historia de vida, hay que reconstruir de cero, lo referente a disciplina, constancia, paciencia, respeto mutuo entre otros.

Fuente: Agencia IP

Compartí: