Descargar el Audio

Hebe González, directora de Alter Vida manifestó que la campaña “S.O.S Lago Ypacaraí” tiene como objetivo realizar una reflexión colectiva en todos los niveles de la sociedad sobre la situación actual de nuestros recursos hídricos.


En América Latina, Paraguay es uno de los países con la mayor reserva de agua dulce. Forma parte de la cuenca del Plata, que posee aproximadamente el 26 % de las reservas mundiales de agua, según Aquastat – Sistema de Información Global sobre el Agua, desarrollado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Nuestro país cuenta con abundancia en los tres tipos de agua: atmosférica, superficial y subterránea, como los acuíferos, que son gigantescos reservorios naturales de agua dulce que se extienden por debajo de la superficie

En la Región Oriental se encuentran los acuíferos Guaraní y Patiño; y en la Occidental, el acuífero Yrendá, al igual que aguas subterráneas, en la zona del Pantanal. Entre las aguas superficiales, encontramos varios ríos, una enorme cantidad de arroyos y decenas de lagos. De estos últimos, el más importante es el Lago Ypacaraí.

El Ypacaraí se encuentra ubicado entre los departamentos Central y Cordillera, distante a 37 km de la capital. Su área de influencia o cuenca está conformada por los arroyos Yukyry y Pirayú, con aportes menores de arroyos ubicados al este y oeste del Lago. Las aguas del Ypacaraí llegan al río Paraguay a través del río Salado.

En el año 2014, el lago Ypacaraí fue declarado Área Silvestre Protegida (ASP), en la categoría de Reserva de Recursos Manejados por la Ley 5256/14.

La problemática

Desde hace décadas, el Lago Ypacaraí sufre un fenómeno cíclico que en ciertas temporadas produce concentraciones, por encima de valores normales, de nitrógeno y fósforo, como consecuencia, entre otras, de los efluentes orgánicos urbanos, domésticos e industriales y de las actividades agrícolas y ganaderas, provenientes de toda la cuenca.

La acumulación de nitrógeno y fósforo favorece a la aparición y desarrollo, o “blooming”, de cianobacterias, que pueden representar un problema para los otros organismos del medio acuático y para el ser humano.

Compartí: