El imponente edificio, una de las atracciones ecoturísticas más importantes a nivel nacional, se redujo a escombros y cenizas tras el siniestro de ayer. "Nos volvemos a levantar dando la mejor cara. No dan miedo las cenizas cuando de ellas surge un ave Fénix", postearon los propietarios en un extenso comunicado.


 

Sin título

Compartí: