El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, dijo este domingo que no dudará en detener al líder opositor Juan Guaidó, a quien medio centenar de países reconocen como presidente interino, si la Fiscalía llegara a emitir la orden.


«El día que la Fiscalía y los tribunales ordenen su detención, no me temblará el pulso, como jefe de Estado, para cumplir las órdenes del Poder Judicial», dijo Maduro en una entrevista transmitida por la televisión pública VTV.

Guaidó enfrenta al menos 4 procesos judiciales y Maduro suele referirse a él como «prófugo de la Justicia», pero la Fiscalía no ha informado que haya ordenado detenerlo.

«Esperemos (la decisión de la Fiscalía), el tiempo de Dios es perfecto, esperemos el tiempo de Dios», añadió al respecto el mandatario.

EL MAYOR DESAFÍO A MADURO

Guaidó, diputado y líder de una de las dos directivas opositoras que aseguran controlar el Parlamento, se convirtió en el mayor desafío al liderazgo de Maduro en enero de 2019, cuando proclamó un Gobierno interino que respaldaron de forma inmediata Estados Unidos y varios países de la región.

Entonces, el opositor señaló que su programa de tres pasos terminaría cuando se convocaran elecciones libres, y más recientemente propuso la instauración de un «Gobierno de emergencia» sin su concurso y el de Maduro, otra idea que recibió el respaldo de Estados Unidos.

La Administración interina de Guaidó no controla las Fuerzas Armadas -cuyos jefes declaran públicamente su lealtad a Maduro- ni el aparato de la burocracia, aunque sí recursos de cuentas congeladas en el exterior, con los que ha financiado cargamentos de ayudas y desde la semana que viene pagará una bonificación a los trabajadores sanitarios.

«TEATRO BUFO»

Guaidó también ha dicho que mantendrá el pulso por el poder que representa su interinato hasta lograr el «cese de la usurpación» que asegura hace Maduro, desde que el líder socialista se impuso en unos controvertidos comicios en mayo de 2018, cuyos resultados no reconocen la oposición y buena parte de la comunidad internacional.

«(Puede durar) 10.000 días, 100.000 días, 1.000.000 de días, los que él quiera, porque (la Administración de Guaidó) es como un teatro bufo, que se llama, con el perdón de los dramaturgos que hacen teatro bufo. Es un teatro bufo, él no se cree, él mismo ya no se cree sus propias situaciones y el mundo ya ni lo respeta», aseveró Maduro.

Maduro también dijo que las encuestas reflejan que el 84 % de la población rechaza a Guaidó, a quien consideró «el personaje político más detestado en los últimos 100 años en la política venezolana».

«El podrá creerse presidente 10.000 días si quiere, lo importante es que en Venezuela hay una institucionalidad y continuará la institucionalidad, más allá de las estupideces de un estúpido», dijo. EFE

Compartí: